IMPORTANTE

Al navegar por el blog aparecen, a veces, páginas de publicidad y/o alguna otra cosa extraña. En absoluto lo he provocado y están ahí porque no se cómo quitarlas. Perdón por la molestia.

02 enero 2015

FIDEUÁ MELOSA DE VERDURAS CON PULPO, MEJILLONES Y GAMBAS


Igual algún ortodoxo (lo soportaría mejor que si fuera fundamentalista) de la paella, el arroz, la fideuá, etc., todos manjares de especial predilección en tierras valencianas, me intenta fusilar al amanecer cuando vea esta fideuá que aquí presento.
Por que no está hecha en paella clásica, no lleva productos frescos y, además, para más inri, no está seca. Por eso en el título he añadido lo de melosa que no sé si evitará algún comentario despectivo tipo "ná de ná, eso son unos fideos caldosos con congelados", que yo ya adelanto y que, además, me importan un comino.
Elogios o críticas aparte he de decir que estaba rica, rica, rica y que, gracias a la excelente compañía, resultó uno de los momentos más gratos de estas navidades. 
Se trata de una elaboración auténticamente impostora, siguiendo los cánones del Falsarius Chef y su cocina para impostores, con productos casi exclusivamente de Mercadona, por eso de la valencianía.
Describo a continuación ingredientes y elaboración haciendo la salvedad de que soy auténticamente anárquico en lo que respecta a cantidades, pesos y tiempos. Lo mío es encender el fuego y aplicar una improvisada intuición, con resultados aceptables (eso dicen) en cuanto a sabor y presentación de los platos.
Los ingredientes, para 2 comensales:
  • Fideo fino del 1. Dos puñados apañados. También hubiera quedado de muerte con el fideo "cabello de ángel". El fideo gordo (recto o curvo) tan típico de la fideuá para quien le guste. Mejor con el fino. El gordo le quita protagonismo a "los tropezones" y da mucho en pasta.
  • Mejillones congelados sin valvas. Una media bolsa.
  • Gambas peladas congeladas. Más o menos la tercera parte de la bolsa.
  • Pulpo en rodajas congelado. No es pulpo, es un bicho similar que creo que en la bolsa pone que se llama rejo. Una cantidad equilibrada, en relación a las gambas y mejillones que se pongan.
  • Bote pequeño de tomate frito Hilda.
  • Bote pequeño de calabacín y cebolla frita. Pueden ser uno o dos botes.
  • Brik de caldo de pescado de 1 litro.
  • Aceite. Un par de cucharadas soperas.
  • Guindilla. Una grandecita para que se vea bien y luego intentar no comerla.
  • Pimienta. Un espolvoreo.
  • Polvo colorante sucedáneo de azafrán para que se ponga el fideo más amarillo. Una cucharadita.
  • Ajo. Varios dientes.
  • Sal.
La preparación:
  1. Descongelar los productos marinos, lavarlos bien bajo el grifo con un chino y que estén bien escurridos.
  2. Poner la sartén al fuego con el aceite, la guindilla y los dientes de ajo laminados no muy finos.
  3. Cuando empiecen a amarillear los ajos rehogar gambas, mejillones y pulpo, todo mezclado, con cuidado no se machaque mucho. Retirar de la sartén y reservar.
  4. Limpiar la sartén de los restos de aceite y fritanga con papel de cocina y volver a poner un poco de aceite. Sofreír un rato corto el bote de tomate frito y el de calabacín y cebolla. Remover teniendo en la otra mano la tapa de la sartén a medio colocar para evitar que se ponga toda la cocina hecha un asco de lo que salta.
  5. Añadir al sofrito el rehogado de pulpo, mejillones y gambas, removiendo con cuidado un poco.
  6. Añadir el litro de caldo de pescado. Llevar a ebullición y dejar a fuego corto medio un buen rato para que hierva todo bien, se traben los sabores y se reduzca el caldo.
  7. Cuando parezca, en la cocción del caldo, hacia el final, añadir el espolvoreo de pimienta y el colorante.
  8. Cuando a ojo de buen cubero parezca que queda el suficiente caldo para que se cueca el fideo sin que se seque antes de tiempo, echar los fideos y repartir bien con la mezcla.
  9. Cocer los fideos 6-7 minutos removiendo con mucho cuidado para comprobar cocción y que no se agarra. Yo prefiero quedarme largo de caldo y hacia el final, si veo mucho, quitar un poco por la periferia ayudándome de una cuchara sopera. Yo nunca provoco el secado completo de los fideos, pues me gustan melosos.
  10. Dejar reposar, lo que cada uno quiera pero sin pasarse, pues fría es un comistrajo poco apetitoso, antes de servir. Se habrá reducido aún más el caldo sobrante, no estará "agarrada" la sartén por el centro, quedando el fideo meloso. En la foto aún le quedaban unos minutos de reposo y secó un poco más.
La cosa del maridaje en este caso se hizo con una botella de Barbadillo, vino blanco de Cádiz, con una excelente relación precio-calidad a mi entender y que a este guiso le va como anillo al dedo.

1 comentario:

Rafa Díez dijo...

Pues ya no necesito la receta.
Un abrazo