IMPORTANTE

Al navegar por el blog aparecen, a veces, páginas de publicidad y/o alguna otra cosa extraña. En absoluto lo he provocado y están ahí porque no se cómo quitarlas. Perdón por la molestia.

22 septiembre 2011

CAMINO DE SANTIAGO PRIMITIVO 2011. De Oviedo a Lugo


En 2011 he hecho doblete en el Camino de Santiago. El 3 de enero acabé el último tramo del Camino Francés, arrancando de Villafranca del Bierzo. Ahora en septiembre he recorrido una gran parte del Camino Primitivo.
El Camino de Santiago Primitivo llega hasta Santiago de Compostela desde Oviedo, pasando por Lugo y entroncando con el Camino Francés en Melide, a 50 kms de Santiago. Se llama así por ser anterior al Francés, que aún no existía como camino, indicando los anales de la ruta jacobea que lo utilizó Alfonso II el Casto, rey asturiano, en su peregrinación de principios del siglo IX.
Describo a continuación el plan de ruta que he realizado con unas breves indicaciones de cada etapa:
  • De Oviedo a Grado: 23.94 kms. Pensé que era algo dura por ser la 1ª, pero lo duro estaba por venir. Primer alto significativo: El Escamplero.
  • De Grado a Salas: 21.88 kms. Lo mismo que la anterior. Un aperitivo para lo que vendrá en dificultades. Su alto del día: El Fresno.
  • De Salas a Tineo: 19.65 kms. Hay que subir La Espìna como alto importante. Luego parece llano en el perfil. Falso, falso.
  • De Tineo a Pola de Allande: 26.70 kms. Empiezan las etapas más difíciles. Ésta con dos subidas, la de Piedratecha y la de Porciles. 
  • De Pola de Allande a Berducedo: 16.31 kms. La etapa "reina" en plan ascensiones. Se sube el Alto del Palo. Pues sí, es un auténtico palo. Parece que no acaba nunca. Además me tocó hacerlo con niebla y llovizna.
  • De Berducedo a Grandas de Salime: 19.46 kms. Tuve que optar por saltarme la etapa. Llegué a Berducedo muy tocado de las rodillas y una cadera. Esta etapa dicen que es lo peor de lo peor en descensos pronunciados y largos. Decidí apostar por la continuidad en la ruta y evitar una lesión que me hubiera parado y, en lo peor, sacado del Camino.
  • De Grandas de Salime a Fonsagrada: 25.96 kms. La cota a superar es el Alto de O Acebo, también por encima de los 1000 m., como El Palo.
  • De Fonsagrada a A Cádavo: 24.75 kms. Empieza el "llano" hacia Lugo. Se acabaron los puertos grandes. Sin embargo en A Lastra tienes la cuesta más cuesta de todas. La madre de todas las cuestas. Me tocó subirla lloviendo, más mojado por dentro que por fuera, gracias a la intranspirabilidad del impermeble.
  • De A Cádavo a Lugo: 30.18 kms. Un paseo comparado con todo lo anterior, aunque, por supuesto, no dejas de subir y bajar, incluso ya dentro de la ciudad de Lugo.
En total, descontando la etapa que no hice, salen 189.37 kms, que en 8 jornadas supone una media de 23.67 kms. al día.
Expongo a continuación una serie de indicaciones sobre la experiencia y "momentos para el recuerdo" que pueden servir a aquellos que estén interesados en hacer esta ruta:
  1. Es una ruta muy dura. Cualquier etapa y especialmente las de la zona asturiana están en dificultad por encima de la dificultad de la gran mayoría de las etapas del Camino Francés.
  2. Aparte de los altos (puertos) que he indicados anteriormente que, por supuesto, no sólo tienen el desnivel a salvar sino la duración del ascenso, la gran mayoría del resto de la etapas es un continuo sube y baja de cuestas y más cuestas. Lo que se llama un rompepiernas. Con decir que, a veces, se agradecen los tramos de carretera por eso de que las rampas son más suaves y se puede avanzar más rápido.
  3. La preparación es fundamental, como en cualquier Camino, pues son muchos días anda que te anda. Es este es imprescindible coger un buen fondo por los repechos y, sobre todo, llevar muy entrenadas rodillas, tobillos y caderas. Las rampas cuesta abajo son muchas y muy largas, siendo las que provocan lesiones por sobrecarga en las articulaciones indicadas. Los pies, como siempre, muy andados en los dos meses anteriores. Aún así el que salga alguna ampolla está dentro de lo previsto.
  4. La ruta discurre por el sur-occidente asturiano y la apartada zona oriental de Lugo. Los paisajes de montaña son grandiosos, la vegetación, los prados con sus vacas, los hórreos y paneras, las nieblas en los altos, los bosques umbríos, etc. Todo ello aderezado de una soledad que es difícil de conseguir en el Camino Francés hace que este Camino, el Primitivo, sea, hoy día, una experiencia de lo más auténtica y gratificante, por supuesto, para avezados andarines.
  5. Los compañeros de ruta con los que compartí horas de caminata y de descanso: Pedro, un jóven médico de Granada que ya venía desde Santander, sin tener ninguna experiencia de lo que es el Camino de Santiago y que cometió la osadía (donde otros nos rajamos) de meterse los 36 kms entre Pola de Allande y Grandas de Salime (los más duros del Camino) pagándolo en etapas siguientes, eso sí "jodío pero contento". Rogelio y Brunette, abogado y psicóloga mexicanos, ya con experiencia en este Camino en concreto. Creo que a los tres los convencí de que dejen de hacer la cabra por este Camino y hagan el Francés, mucho más llevadero, salvo en épocas de aglomeración peregrinal.
  6. La llegada a las inmediaciones de la catedral de Oviedo, desde RENFE, a las 20 horas obsequiándome la ciudad con un concierto campanil, del carrillón de la catedral supongo, en que se oía el himno de la región, el "Asturias, patria querida".
  7. El bocadilo de carne en Cornellana en Casa Grana: Inmejorable pausa en el camino; mientras duran sus efectos cualquier dura cuesta se acomete como un suave tobogán. La pulpería O Caldeira de Fonsagrada: Espléndido colofón a un duro caminar durante el día: por supuesto el "pulpo a feira" y los chipirones rebozados, sin olvidarse del ribeiro y rematar con orujo.
  8. La madre de todas las cuestas antes de llegar a un pueblo llamado A Lastra. Más de un kilómetro durísimo, con una gran parte de él encajonado en una trinchera estrecha y con el suelo mega-pedregoso. Se puso a llover cuando iba a empezar. Resultado, además de tu cuerpo serrano, la mochila, etc, te toca subir el agua que empapa el impermeable. Luego, para rematar, pasado el pueblo hay otra pendiente bien dura y larga de la cual nadie se acuerda de avisarte en la guía.
  9. El Hotel Castillo de Valdés-Salas en Salas y el Hotel-Palacio de Merás en Tineo, con spa y excelente restaurante. Las dos mejores noches de la travesía. Lo mío no son los albergues y, una vez asumido el gasto, resulta curioso que, en muchas ocasiones, la mejor oferta en calidad no es el alojamiento más caro.
  10. El menú degustación que saboreamos en La Nueva Allandesa, en Pola de Allande: Cocina típica asturiana muy aconsejable para acometer al día siguiente la ascensión al Alto del Palo.
  11. La salida al amanecer de Tineo, cogiendo altura progresivamente y admirando un mar de nubes en el valle que ocultaba parcialmente la localidad. Un magnífico espectáculo que aliviaba el ascenso.
  12. Las paradas a media jornada para descansar y reponer fuerzas, tipo la descrita antes en Cornellana. Medios bocadillos de palmo y medio de largos de jamón o mejor tortilla recién hecha, para suavizar algo la densidad y facilitar la deglución de esos rotundos panes del norte.
  13. La ascensión al Alto del Palo. Más de 7 kms de subida continua con un 14% de desnivel medio en los últimos 3. Muy duro. Al coronar, todo sudado y agotado, me pongo a cambiarme la camiseta interior, empapada por el sudor y me aparecen, como fantasmas, surgiendo de la niebla, un grupo de caballos que por allí pastaban. Una sensación inolvidable.
  14. El Museo Etnográfico de Grandas de Salime. Una maravilla. Han recogido todo lo que suponía un modo de vida tradicional por aquellos lares. Resulta interesante para los que ya peinamos canas por recordar objetos o técnicas imperantes, todavía, en nuestra juventud, así como para las generaciones jóvenes para que aprecien lo que era la vida "todavía hace un rato" sin internets, GPS, globalización, mercados, etc.
  15. La cena de despedida en Lugo con el granadino y los mexicanos. Un buen rato, entrañable, de camaradería. Todos contentos. Ellos porque ya sólo les quedaban 4 días para Santiago y yo por el objetivo cumplido de no haberme lesionado y llegar a Lugo. Por supuesto les deseé ¡Buen Camino!
  16. Las 10 horas de autobuses de Alsa y Autorrés entre Lugo y Valencia al regreso. Puedo asegurar que cuando empiezas a sentirte harto o incómodo del asiento te acuerdas de las cuestas y hasta disfrutas del viaje.
Termino animando a quienes no conozcáis este Camino a hacerlo. Merece la pena. Para los que ya conocen el marketing y las aglomeraciones del Camino Francés que sepan que es mucho más genuino pero también más duro. Todo no lo iba a tener. Yo por mi parte me comprometo a volver, en un puente, a Grandas de Salime y realizar la etapa que por "prudencia antilesión" me salté. Allí nos veremos, ¡Buen Camino!

10 septiembre 2011

CAMINO DE SANTIAGO PRIMITIVO 2011. Me voy


Mañana domingo viajo por tren a Oviedo, para empezar el lunes el CAMINO PRIMITIVO. Es el tramo histórico que va a Santiago desde Oviedo, por Lugo, atravesando el montañoso occidente asturiano y que enlaza con el Camino Francés en Melide, a 50 km de Santiago. 
El nombre le viene de la primera peregrinación que se conoce a Santiago de un rey, protagonizada por Alfonso II el Casto, a poco de descubrirse la tumba, al principio del siglo IX.
La idea es hacer las 11 etapas que marcan las guías hasta Melide y pasar de la procesión de peregrinos que, a partir de esta localidad, me encontraré.
La verdad es que estoy un poco acojonado por lo que dicen de su dureza (por la orografía, te pasas el día subiendo y bajando unas cuestas tremendas) y la soledad del camino.
Ya veremos. Si me lesiono (con tanta bajada larga es fácil pillar una sobrecarga en rodilla/cadera) me vuelvo y ¡otra vez será!. Total el Camino Francés he tardado 9 años en acabarlo. Un poco lento sí que he ido.
Bueno, ¡hasta que vuelva! Si algún día me conecto igual pongo algo en Google+.

04 septiembre 2011

MARINES VELL 2011. Ruta hacia Olocau


Espléndida mañana de senderismo, inicio de temporada, incluso con los avatares que sucedieron, de atragantamiento y caída.
La ruta discurrió entre Marines Vell y Olocau, utilizando el PRV-8 y pasando por las ruinas del poblado morisco de L´Olla y el castillo del Real.
Nuestro líder senderista nos sorprendió consintiendo un almuerzo tempranero (¡las 09.20 horas!) y a este humilde senderista, con la emoción de reanudar la ruta, se le atragantó un pastoso plátano.
Más tarde otra vez este humilde y, al parecer, patoso, senderista dió el cante. Senda estrecha con talud pronunciado a la derecha repleto de zarzas "megaenredadoras". Traspiés y a parar al pinchoso colchón que con los enredamientos que provoca evitó una caida más larga, aunque atrapó al interfecto sin mucha escapatoria. Menos mal que Manuela, entrenada en situaciones de emergencia, sentada en la senda, ayudada por el resto de compañeros, tiró del patoso hacia la salvación, quedando la cosa en un buen susto y unos cuantos arañazos en plan eccehomo.
Aprovecho el incidente para dos cosas:
  1. Dar mis más sentidas gracias a mis rescatadores, excelentes compañeros/as senderistas.  Queda pendiente una cerveza post-ruta que no se tuvo oportunidad de tomar en este día.
  2. Reiterar que hay que tener mucho cuidado con las caidas en las rutas senderistas. Especialmente si son rutas complicadas y se hace lo que no se debe hacer de ir solo. Muchos márgenes de senderos en ladera son muy traicioneros y un traspiés se puede tener, incluso caminando con toda la atención puesta.
Todo esto lo cuenta de maravilla, como siempre, con su peculiar estilo Paco Carrera en su crónica. A continuación el enlace a las fotos: