IMPORTANTE

Al navegar por el blog aparecen, a veces, páginas de publicidad y/o alguna otra cosa extraña. En absoluto lo he provocado y están ahí porque no se cómo quitarlas. Perdón por la molestia.

29 marzo 2014

VALL DE GALLINERA. Caminando entre cerezos en flor hacia una excelente comida





Vall de Gallinera es un valle, un río y un municipio de la zona norte de Alicante, en la Marina Alta. Hasta ocho pequeños núcleos de población diseminados por el valle constituyen el municipio.
Rodeado de montañas tiene una orientación y un clima que lo han hecho famoso por las plantaciones de cerezos. 
En esta época no hay ni que decir que, con la floración de los árboles, se pone especialmente atractivo para el senderismo.
La ruta, en esta ocasión de mañana y tarde por la distancia, tuvo el atractivo especial de una comida excelente en el Bar-Restaurante La Placeta en Benissiva. Regentado por David y Ana nos deleitaron con una comida típica de la zona, con influencias moriscas, en la que destacaron unas espléndidas cazuelas con arròs al forn y blat picat.
Las fotos del reportaje fotográfico.

23 marzo 2014

DE BOLONIA A PADUA, FERRARA, VENECIA Y RÁVENA: Un hotel para cinco ciudades

El título va de las posibilidades que tiene Bolonia, gracias a su significativo nudo ferroviario, de utilizar un sólo hotel, con la comodidad que supone de no estar día a día haciendo y deshaciendo maletas, para visitar bonitas ciudades cercanas, entre una y dos horas de tren.
Fue un viaje de cinco días con cuatro noches en que los horarios de los vuelos ayudaron lo suyo. Permitió dedicar el primero y último día a Bolonia, pudiendo reservar los otros a las ciudades indicadas. 
Un día a Ferrara y Padua que están cercanas entre si y la más alejada a hora y cuarto de Bolonia. Un segundo día a Venecia, que está a dos horas,  y madrugando un poco permitió estar nueve horas en ella, tiempo más que suficiente para coger el tren de vuelta con verdaderas ganas. El tercer día a Rávena fue más descansado pues está muy cerca y nos permitió incluso volver a comer a Bolonia, con lo que nos encontramos una tarde extra en nuestra previsión de visitas.
Resumiendo, la única pega es que hay que madrugar un poco. Por lo demás es más que aconsejable que el hotel de Bolonia esté cerca de la estación. No hay problema.
Expongo ahora un breve comentario de cada una de las ciudades.
  • Bolonia tiene uno de los cascos antiguos medievales más grandes y conservados de Europa, con la universidad más antigua del mundo occidental. Es un monumento en sí misma, destacando Las Dos Torres y los más de 35 km. de soportales sólo en el centro de la ciudad. Reportaje fotográfico.





  • Padua gira toda ella en torno a la impresionante basílica dedicada al franciscano portugués muerto en ella San Antonio de Padua. Es enorme e impresiona verla a tope de visitantes de todas las latitudes, dado el fervor religioso que suscita dicho santo. Reportaje fotográfico.





  • Ferrara tiene un casco antiguo considerado Patrimonio de la Humanidad en el que destaca el Castillo Estense. Es la ciudad natal del dominico Girolamo Savonarola, algo impetuoso el hombre en la exposición pública de sus convicciones, que le llevaron a la hoguera, en Florencia, en un juicio por herejía de la Inquisición, por poner a caer de un burro, acusándolos de corruptos, al papa Alejandro VI, uno de nuestros Borgia, y a los Médici florentinos. Esta visto que los poderosos siempre se salen con la suya. Reportaje fotográfico.






  • Venecia es Venecia. Suena a topicazo pero es así. Una ciudad maravillosa sin necesidad de recurrir a cursiladas romanticonas. Si, como en esta ocasión, se tiene la suerte de visitarla con muy poca gente por las calles, además de tiempo suficiente para perderse por callejas, plazas y canales, resulta una experiencia única. Reportaje fotográfico.







  • Rávena es visita obligada para poder contemplar y admirar, al menos, los hermosos mosaicos de los siglos V y VI del mausoleo de Gala Placidia y la iglesia de San Vitale, entre otros monumentos bizantinos y paleocristianos. Además, los amantes de la poesía deben acercarse al templete donde está enterrado Dante Alighieri, autor de la Divina Comedia. Reportaje fotográfico.





19 marzo 2014

RUTA SEDA 2013: Tayikistán, país de contrastes.

















Con esta crónica acabo las correspondientes al viaje de septiembre de 2013 por parte del recorrido de la Ruta de la Seda, en lo que corresponde a China, Kirguistán y Tayikistán, donde estuvimos una semana.
Es otro viaje. Nada que ver con las tres semanas anteriores en China y la travesía, para el paso de fronteras, por Kirguistán.
Los paisajes, el clima, las comidas, la manera de alojarnos, las gentes, el nivel de desarrollo, etc., son muy diferentes. Me explico:
  • Montañas nevadas impresionantes, límpidos lagos rodeados de secarrales inmensos, ríos serpenteando entre altas montañas, pequeñas vegas dedicadas a una agricultura arcaica.
  • Calor solo mediatizado por la altitud media de las zonas que recorrimos. Noches bastante frías y ausencia total de lluvias.
  • La comida no es precisamente uno de los puntos fuertes de Tayikistán. A diferencia de la variada comida china, con el único pero de los picantes a quien no le gusten, la comida tayica es "nada de frutas, pocos lácteos, escaso pescado, muy poca verdura, muchas empanadillas de no se sabe qué y carne seca y dura, para masticar a gusto". Aún así tampoco es que comiéramos excesivamente mal. Lo que pasó fue que era algo repetitiva, pues en las casas de alojamiento nos ponían cada noche lo más típico de ellos. Algo así como si un tayico se alojara siete noches en la Comunidad Valenciana, desde Vinaroz a Orihuela, y todos los días lo obsequian con paella valenciana. También acabaría un poco harto.
  • Tayikistán en las zonas que transitamos (las más interesantes del país) no tiene infraestructura hotelera. Hay que recurrir a casas particulares que se han metido en el negocio del alojamiento al disponer de salas amplias. Duermes en grupos, en función del tamaño de las habitaciones, en futones, bastante confortables si lo que te gustan son las camas duras. Nos daban de cenar y el desayuno, por supuesto, dada la ausencia de mesas y sillas de esas culturas asiáticas, sobre manteles, tipo nuestras colchas.
  • Las gentes de Tayikistán es de lo mejor del viaje. Encantadoras, simpáticas, muy dignas en sus papeles, abiertas, nada hoscas y limpias. Una lástima la tremenda barrera que supone el idioma. Nada que ver con el típico chino han, completamente inexpresivo, antipático y bastante guarrete.
  • El nivel de desarrollo es de un contraste tremendo. Es el país más pobre de la región, salvo la zona de la capital, que ostenta un nivel de vida y lujos absolutamente indignante con respecto a las zonas rurales. La causa es el régimen corrupto que se enseñoreó del país a partir de la debacle de la URSS y la guerra de independencia que tuvo que sufrir con Kirguistán.
Se trató de una semana muy intensa "a caballo" todo el grupo (10 mujeres y 4 hombres incluido el guía español) de 3 furgonetas todo-terreno Toyota con 3 conductores y un guía local. Tanto las furgonetas como los chóferes se ganaron bien el sueldo, pues más de 200 km diarios `por aquellas carreteras infames (pistas de tierra más bien) hay que hacerlos para saber de lo que hablo.
A continuación enumero una serie de aspectos significativos de todo el trayecto:
  • Entramos a Tayikistán por el Kyzyl-Art Pass, fronterizo con Kirguistán, pues los chinos no tuvieron a bien dejarnos pasar por su frontera directa desde Kashgar. Impresionante con sus casi 4300 metros de altitud.
  • El lago Karakul fue lo primero al cruzar la frontera tayica. Es el lago de mayor altura de Asia Central a 3900 metros, en medio de la cordillera del Pamir. Impresiona ver el contraste entre sus limpias aguas, de orillas vírgenes, extremadamente áridas, con el reflejo de las montañas nevadas.
  • La primera noche fue en Murghab, principal "ciudad" de la zona este tayica, situada a 3600 metros de altitud. Nada que reseñar salvo que dormimos en el equivalente a un hostal de por aquí, en habitaciones dobles con baño, bastante más incómodas que las de casas particulares de más adelante. El paseo al anochecer, con una luna llena que casi se podía tocar resultó curioso. Parecía como un poblado del oeste americano en versión centroasiática, con casas dispersas, sin orden ni concierto, alternadas por restos metálicos (cubas, chasis de camiones, etc.) abandonados desde la época soviética.
  • Por la mañana visita a Chatyr Tash, montaña como volcánica, en medio de la nada, originada, al parecer, por un meteorito. Continuamos ruta por el valle del rio Alichur hasta Besh Gumbez, localidad con un interesante mausoleo de un emir medieval, en donde tuvimos ocasión de deleitarnos con un grupo de niños, en un centro cívico, realizando bailes y tablas de gimnasia. A continuación más carretera y los lagos Sasyk Kul y Tuz Kul donde, como en el lago anterior, resulta curioso contemplar sus azules tonos en medio de tanta sequedad. El último de los altos pasos de montaña, el Jargush Pass de 4344 metros nos introduce en el río Pamir, frontera natural de Afganistán y Tayikistán, absolutamente encajonado entre montañas y que seguiremos en todo su curso, durante un par de días. LLegamos a Langar para dormir en el valle de Waján.
  • La mañana en Langar fue de lo mejor de toda la semana. Se empezaba con una tremenda ascensión a unos petroglifos autóctonos pero lo bueno fue pasear por los campos cercanos a la casa del alojamiento, viendo las diferentes actividades agrícolas que se desarrollaban por los lugareños. Salvo por la actividad de una trilladora-aventadora de las usadas aquí en los años 50 del pasado siglo, parecías estar en un pasaje bíblico, tipo belén. Todo eran faenas realizadas a mano, ayudándose para el transporte con unos burros, bastante pequeños, que eran cargados hasta los topes. De un primitivo total pues las mieses eran trilladas unciendo en reata 6-8 de los pollinos que iban pisando, vuelta tras vuelta, la parva. Terminamos la ciudad con un museo (cerrado) y un mazar, recinto sagrado en el Pamir.
  • Continuamos viaje hasta Vrang, visitando una estupa y comiendo. La fortaleza de Yamchún, una ruina de origen medieval, impresiona por su posición estratégica, dominando todo el acceso al valle desde la altura, como un verdadero nido de águilas para el control de las caravanas. 
  • Al fallar el alojamiento de Yamg nos dirigimos a Bibí Fatimá donde, antes de la cena, nos relajamos con un baño, en pelota picada (separados por sexos) y con la compañía de los paisanos del lugar, en la fuente termal de la localidad. Una construcción de lo más rústico, incrustada entre dos moles de piedra inmensas, por donde entra agua caliente de un manantial a las dos piletas que existen (con antesalas para la ropa) y luego sale por un caño montaña abajo. Nada que ver con el spa de mi gimnasio, pero mucho más auténtico y relajante, nos permitió pasar un buen rato.
  • Antes el único incidente grave de todo el viaje. Una de las furgonetas metió una de las ruedas traseras en un bache profundo, con el consiguiente violento "zapatazo". La chica que iba sentada encima sufrió un fuerte traumatismo en la columna que le hizo estar con fuertes dolores los pocos días que quedaban de viaje aunque, afortunadamente podía andar con alguna ayuda de las compañeras. Varios meses para recuperarse pero, ahora, ya es una desagradable anécdota. La verdad es que fue un caso de mala suerte, pues con las carreteras que atravesamos durante cientos de kilómetros,  a veces con las ruedas a menos de dos palmos de enormes precipicios, no pasó nada más gracias a la maestría de los chóferes.
  • Dejamos el río Pamir y durante cientos de kilómetros más de frontera afgana, en la otra orilla, discurriremos por el río Panj, igualmente oprimido en su curso por verticales montañas. Más ruinas de fortalezas antiguas que dan idea de la importancia estratégica de todo el Pamir, disputado siempre a lo largo de la historia reciente por chinos, rusos e ingleses. Paso por Ishkashim con la anécdota de que, pese a ser bastante grande, estaba todo cerrado al mediodía, teniendo que conformarnos para comer con una rodaja de mortadela autóctona y un yogurt bastante rico.
  • Más tarde llegamos para dormir a Jorog (Khorugh) en donde si que pudimos disfrutar de una magnífica cena en un restaurante-restaurante junto al río regentado por un inglés. Algo parecido a un gulag muy rico es el único documento gráfico de comidas en Tayikistán que ha merecido quedarse en el reportaje fotográfico. Al día siguiente, antes de partir, visita a su pequeño pero interesante bazar para disfrutar de olores, colores y sabores.
  • Más kilómetros y kilómetros por el cañón del río, unas veces más en alto y estrecho y otras más ancho, que deparaban espléndidas vistas de las dos orillas. A partir de aquí la orilla afgana está más habitada, con pequeños núcleos de población unidos por estrechas veredas. Una de las furgonetas sufrió la rotura de una de las barras estabilizadoras de la suspensión. Otra muestra de la pericia de los conductores tayicos. En el muelle del siguiente pueblo se pusieron manos a la obra y estaba cambiada en menos de una hora.
  • Noche en Kala-I-Jumb y última "galopada" en las furgonetas para llegar a la capital del país, Dushanbé. A medida que nos vamos acercando a la capital las carreteras empiezan a parecer eso, carreteras, con más asfalto cada vez e, incluso, en las cercanías, un tramo de autopista. Igualmente empiezan a verse campos cultivados de mayor superficie, tractores y pequeñas industrias agrarias.
  • Después de estar una semana por las zonas rurales de Tayikistán llegar a Dushanbé da como cosa. Parece que vuelves a entrar en el siglo actual en cuanto a tráfico rodado, personas en las calles, edificios de varios pisos, etc. Los edificios gubernamentales son de escándalo. Enormes y bastante horteras. En los semáforos si te fijas ves pasar cantidad de coches de lujo y deportivos caros. Está claro que hay riqueza.
  • Lo malo es que con la corrupción del Estado, las mafias, etc., esa riqueza no sale de allí. No revierte en unas carreteras decentes que unan las diferentes partes del país que, curiosamente, en época soviética si existían, pues en las pistas de tierra por donde pasamos (que unen todas las poblaciones del sur y este del país) se observan todavía parches de asfalto de vez en cuando, cada vez más derruidos por el tráfico.
  • Es visita obligada el Museo Nacional de Antiguedades donde se encuentra el Buda reclinado más grande de Asia Central, junto con otras curiosidades de las diferentes culturas que por allí han pasado. Por cierto que la última planta es un homenaje fotográfico al actual dictador en el poder. Lleva desde que cayó el régimen soviético y se pueden ver docenas y docenas de fotografías suyas con todo tipo de dirigentes políticos mundiales y en diversas poses de benefactor del pueblo. Me llamó mucho la atención una de ellas en que está, en medio de un campo, sembrado a voleo. Si un político nuestro se hace una foto así, lo apedrean.
  • Es también muy interesante de ver el conjunto arquitectónico de Hissar, a unos 30 km de la capital. De varias épocas se visita: fortaleza, madraza, mezquita, cementerio, todo ello distribuido en un espacio cercano.
Sólo me queda terminar la crónica (última de la serie Ruta de la Seda 2013) con el enlace al reportaje fotográfico.

03 marzo 2014

PEAC (Procedimiento de Evaluación y Acreditación de Competencia): Visión de un experto, Patxi de Juan.




Los PEAC (Procedimientos de Evaluación y Acreditación de Competencia) están regulados por el RD 1224/2009.
Constituyen, junto con la vía formativa proporcionada por los Títulos de FP y los Certificados de Profesionalidad, los dos caminos que contempla el Sistema Nacional de Cualificaciones Profesionales (SNQP) para la cualificación (competencia oficialmente reconocida y acreditada) de los trabajadores, en los niveles 1, 2 y 3 de cualificación.
Son, a mi juicio, lo más novedoso que aporta el desarrollo legislativo del SNQP a otras ordenaciones anteriores de la FP, al poner en valor y poder capitalizar la persona trabajadora el aprendizaje a lo largo de la vida, obtenido mediante su experiencia profesional, así como la formación no formal e informal que haya podido cursar.
Si de este tema alguien puede aportar ideas, metodología, experiencia es Francisco de Juan Company, Patxi para los amigos.
Desde los primeros años de la década pasada cuando se gestaron los borradores iniciales del Real Decreto antedicho, así como trabajando en proyectos-piloto previos a su aprobación y más tarde en la faceta de formación de asesores/evaluadores, Patxi no ha dejado de participar, por diversas Comunidades Autónomas, en las distintas actividades del asunto.
Ahora ha escrito un libro (unos apuntes según él) que constituye la primera parte de una trilogía para desmenuzar los distintos aspectos metodológicos y prácticos de los PEAC. Escrito desde la experiencia directa, seguro que se constituye en una referencia obligada para quienes trabajamos en este ámbito.
Pero mejor que lo cuente él, mediante la entrevista que le he realizado y que a continuación transcribo.
Solamente me queda decirle al amigo y compañero: “¡Enhorabuena, maestro!”.
Si te parece podemos empezar con una breve reseña de tu trayectoria profesional y su relación con los PEAC.
En el origen de los tiempos, alrededor del año 2000, cuando estaba en discusión en Europa el Memorandum sobre el Aprendizaje Permanente, y en España la Ley de las Cualificaciones, me nombraron Jefe de Área de Formación y Cualificación Profesional.
En ese contexto, el ritmo se acelera, el contacto con Paquita Arbizu, del INCUAL, y con toda la red de Institutos de Cualificaciones de las distintas Comunidades hace que se me ponga la carne de gallina, y me caiga del caballo: el único camino para una sociedad que no dispone de materias primas (o incluso disponiendo de ellas) es el conocimiento, y la competencia de las personas.
El tema me atrapó, participé en el diseño del Sistema Nacional de Cualificaciones, en el primer proyecto estatal de experimentación del Procedimiento PEAC, el proyecto ERA...
Luego vino el desarrollo del procedimiento: la formación de técnicos, de orientadores, asesores y evaluadores, en varias Comunidades Autónomas, la elaboración de cualificaciones, el diseño de guías de evidencia, los cuestionarios de autoevaluación, la publicación de las primeras convocatorias, el fiasco del Instituto Valenciano de Cualificaciones, la experimentación de estrategias de colaboración con las empresas con mi amigo Antonio Carmona, el impulso del Centro de Referencia Nacional Misericordia, el trabajo a pie de obra como asesor, como coordinación de asesores, como predicador del Procedimiento…
Entrando ya en el asunto, ¿puedes describir brevemente lo que es un PEAC?
Es un Procedimiento regulado por la Administración, a través del cual una persona que no dispone de una cualificación oficial (un Título o un Certificado de Profesionalidad), pero sí que tiene experiencia laboral, o ha hecho cursos de formación puede obtener una acreditación de su competencia.
Cuando lo explicas a alguien enseguida te contesta… “Estupendo, ya lo entiendo ¿y dónde me apunto a eso?” Y así está la pega: tiene que haber una convocatoria publicada en el DOCV. No hay convocatoria, no hay procedimiento.
Siendo un sistema paralelo y complementario, dentro del SNQP, de la otra vía para conseguir cualificación, la vía formativa de cursar títulos o certificados, ¿consideras que se le está dando la importancia que tiene, tanto por las autoridades educativas y laborales como por los agentes económico-sociales?
Creo que predicar, predican, pero “de forment ni un gra”.
Este Procedimiento está pilotado por la Administración, y nos guste o no, es ahí donde hace falta demostrar que pasamos de las musas al teatro.
Hemos hecho estudios que demuestran que, con todas las dificultades de un proceso administrativo, es más rápido y más barato que la formación. También tenemos experiencia respecto del interés de las organizaciones sindicales, y de las empresas, financiando una parte importante de su coste, pero aún así, hace falta un organismo administrativo que lo gestione.
¿Cómo ves el momento actual en lo que respecta a los PEAC? Es suficiente la oferta que están lanzando las CCAA?¿Se están cubriendo adecuadamente las QP más significativas de cada familia profesional?
Hay muchas diferencias entre unas Comunidades y otras. Desde la Comunidad de Madrid, donde no se ha convocado ni una sola vez, hasta Andalucía, Galicia, Aragón o el País Vasco, donde las convocatorias son frecuentes, y las plazas muy amplias.
Respecto de las cualificaciones que se convocan, la urgencia determina que se prioricen las profesiones reguladas: Atención a personas dependientes, transporte sanitario, mantenimiento de instalaciones frigoríficas, socorrismo, etc.
Ni mucho menos llegan a cubrir las necesidades de acreditación que existen en este momento.
¿Qué es lo que te ha movido a redactar este libro?
Llevo más de 10 años trabajando en el Procedimiento de Evaluación de la Competencia profesional. Apenas he encontrado un pequeño grupo de personas que sepan navegar entre los sistemas de educación y de empleo, y mucho menos que sepan orientar a los principales protagonistas de este proceso: las personas que no tienen una acreditación oficial.
A diario recibo llamadas de teléfono o visitas de personas interesadas en este instrumento, que no sólo están desesperadas porque no entienden nada en absoluto, sino lo que todavía es peor, que han sido mal informadas por los servicios públicos que tienen la responsabilidad de hacerlo.
¿Qué razones piensas que provocan esa desinformación?
Yo veo al menos dos razones: por una parte, se trata de un proceso regulado por la Administración relativamente complejo, difícil de explicar y de entender, que utiliza términos poco familiares para el público en general, como "Unidad de Competencia", "Cualificaciones", "convalidable por módulos formativos o profesionales", "Certificados de Profesionalidad", que navega entre el mundo laboral y el educativo, y que muy poca gente diferencia.
Por otro lado, las propias Administraciones han sido muy parcas en la formación de sus servicios de Orientación, quizás para no levantar en el público en general unas expectativas que no van a poder cumplir, por no disponer de suficientes recursos personales o materiales para llevarlo a cabo.
¿Se trata de un libro generalista o más bien con un desarrollo técnico útil para los agentes implicados en los PEAC, es decir orientadores, asesores y evaluadores?
No va dirigido al gran público, y no es un libro para leer, sino para trabajar.
Los actores que acompañan a los candidatos en este Procedimiento (orientadores, asesores y evaluadores) tienen que estar habilitados. Para poder habilitarse, uno de los requisitos es superar un curso de formación supervisado por la Administración pública.
Después de más de 10 ediciones de estos cursos, de 13 cualificaciones distintas, los profesores decidimos publicar los apuntes. Los hemos ordenado, ilustrado y actualizado hasta donde es posible y ese es el resultado. En este primer tomo, Natalia García, experta en varias convocatorias del Procedimiento me acompaña.
Lo que hemos diseñado es un material curricular destinado a profesionales que vayan a habilitarse en el Procedimiento. Tenemos previsto que se publique un total de 3 libros:
  • La orientación en el Procedimiento (Tomo 1: temas 1 y 2 para orientadores, asesores y evaluadores)
  • El asesoramiento en el Procedimiento (Tomo 1: temas 3, 4 y 5 para asesores)
  • La evaluación en el Procedimiento (Tomo 3: temas 3, 4, 5 y 6 para los evaluadores).
Y como todo material curricular, la clave está en el profesorado que seleccione el contenido, dosifique el aprendizaje y acompañe al alumnado en este viaje.
Para hacernos una idea de la publicación, quizás sea conveniente estudiar el índice, ¿no crees?
Es el contenido oficial, recogido en la normativa que regula el Procedimiento:
1.       Bloque 1: Contexto del Asesoramiento y la Evaluación.
1.1.      Las bases del Procedimiento
1.2.      El Sistema Nacional de Cualificaciones y Formación Profesional
1.3.      El Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales
1.4.      Acreditación de las Cualificaciones Profesionales.
1.5.      Los efectos de la acreditación.
1.6.      El Sistema Integrado de Información y Orientación Profesional
1.7.      Recursos formativos existentes.
1.8.      Caso práctico.
2.      Bloque 2: El procedimiento de evaluación y acreditación de las competencias.
2.1.     Las fases del Procedimiento.
2.2.      Requisitos para la evaluación y acreditación de competencias.
2.3.      Funciones y competencias de los distintos actores.
2.5.      Principios del Procedimiento EVA.
2.6.      Casos prácticos.
A lo largo del texto propone muchas actividades para que el profesorado pueda seleccionar las más interesantes en cada momento.
Desde tu conocimiento de esta realidad me gustaría que profundizaras un poco en los aspectos más humanos de la experiencia que supone pasar por un PEAC, tanto como candidato como en el rol de asesor/evaluador. Me imagino que desde el punto de vista de la realización personal, el logro, la autoestima algo se puede decir. ¿No crees?
Los candidatos que se presentan al Procedimiento apenas tienen información de dónde se meten. En muchos casos se han inscrito a través de sus jefes, o de sus sindicatos. Contaré una anécdota:
En uno de los primeros procedimientos que se publicó se convocaron dos cualificaciones: Atención a personas dependientes en Instituciones Sociales y Transporte Sanitario. Para ayudar al Procedimiento se diseñó una sencilla plataforma informática con el objetivo de guiar a los candidatos y ayudar a asesores y evaluadores. Después de acceder al enlace, la primera pantalla recogía los datos personales y la segunda pantalla preguntaba la Familia Profesional en la solicitabas la inscripción, ofreciendo dos alternativas:
- Servicios Socioculturales y a la Comunidad
- Sanidad
Pues bien, la mayor parte del público en general no sabe qué es una Familia Profesional y mucho menos las personas que no tienen ninguna cualificación, de modo que a aquellas candidatas que trabajaban en una residencia de atención a mayores les resultaba más “familiar” Sanidad.
Pinchaban en ese enlace, que les conducía al cuestionario de autoevaluación, donde contestaban de forma positiva a cuestiones como si “... comprobaban el funcionamiento de las señales del vehículo antes de cada guardia”, y así hasta 50 preguntas pensando que estaban locos esos romanos burócratas, y desde luego, no les faltaba razón, pero no por los motivos que ellos creían.
A continuación solicitaban un Centro para ser evaluados, donde debatíamos intensamente tratando de descifrar las intenciones del candidato.
Eso ilustra bastante bien en qué situación llegan los candidatos, y el desconocimiento general del Procedimiento en todos los estamentos.
A lo largo del Procedimiento, en los candidatos se combina la ansiedad con la esperanza, en muchos casos con presión emocional hacia asesores y evaluadores para ser acreditados, y la mayor parte de las veces con agradecimiento a profesionales que les informan, acompañan y valoran.
Cuando acaban el procedimiento, si han sido evaluados positivamente, caminan de forma distinta, con ese brillo en los ojos de quién es reconocido. Pero también hay una segunda lectura en quién no ha sido evaluado positivamente. Por mucho que se intente redirigir a la persona hacia formación, tienen una profunda sensación de fracaso, de ahí el papel protector de la autoestima que deben realizar asesores y evaluadores.
Las quejas hacia la tramitación administrativa son generalizadas.
Por parte de asesores y evaluadores también hay diferencias en su enfoque: muy pocos tienen experiencia práctica, y están llenos de pequeñas dudas administrativas y grandes dudas morales. Pero aquellos que han tenido una formación de dos tardes, no entienden nada, y lo que es peor, es difícil que la práctica les enseñe. Directamente perfeccionan un trabajo poco riguroso.
Lo que sí que es común a todos ellos es el deseo de ayudar, de participar, y de hacerlo bien, en un contexto de mucha responsabilidad y de presión emocional. Pocas veces he visto a funcionarios dedicarle tanto tiempo a una tarea tan mal pagada.
Con respecto al procedimiento basado en el RD 1224/2009, ¿consideras que las convocatorias cerradas que establece son adecuadas o podría establecerse alguna otra fórmula más flexible que permitiera un mayor impacto en la población activa?
Las convocatorias cerradas son una opción, pero no son, a mi juicio la mejor manera de aumentar el impacto del Procedimiento.
No existe ningún misterio en la fórmula para generalizar el Procedimiento, está todo inventado: transformar un potente discurso en favor de la cualificación de los recursos humanos en un organismo gestor con suficiente capacidad, personal y recursos, automatizar instrumentos de apoyo, generalizar la formación de orientadores, asesores y evaluadores, aprovechar la experiencia, designar Centros estables de acreditación (los Centros Integrados, y los Centros de Referencia Nacional, por ejemplo), diseñar convocatorias permanentemente abiertas, implementar mecanismos de control de la calidad, buscar aliados entre Administraciones constantemente a la greña, entre los Institutos Tecnológicos sectoriales, aprovechar el impulso de la Cámara de Comercio, facilitar la tarea de las empresas...
He hecho una pequeña comparativa con el certificado de profesionalidad de Instalación de elementos de carpintería entre 15 alumnos en un curso y 15 candidatos en un PEAC y me sale que con el coste de un sólo alumno se podrían evaluar/acreditar a 10-14 candidatos, incluso con el coste imputado del curso de acreditación de asesores/evaluadores imputado a esos 15 candidatos. ¿te refieres a eso cuando dices que sale mucho más barato un PEAC que la formación?
Sí, pero en los estudios que yo he manejado no hay tanta diferencia. Si consideramos el coste económico de la formación de 15 personas en 100€, el coste del Procedimiento para esas mismas 15 personas es aproximadamente de la mitad, imputando la formación de los asesores y evaluadores a esa primera convocatoria. Para la siguiente convocatoria, evidentemente, el coste sería menor e iría reduciéndose sucesivamente.
De todas formas, hay que ser muy cuidadosos con los resúmenes, porque hay muchos factores que influyen. Por ejemplo, la probabilidad de resultar evaluados positivamente, el número de candidatos, lo que se paga a asesores y evaluadores, el número de comisiones de evaluación, la dispersión geográfica, los ingresos por tasas de los candidatos, etc.
Lo que sí que es común a todos los estudios, y con todas las variables, es que el Procedimiento es siempre más rentable desde el punto de vista económico.
Si en la ecuación introducimos el factor tiempo, (el Procedimiento es 10 veces más rápido que la formación), la rentabilidad se dispara.
Procedimientos desarrollados a petición de una organización empresarial o sindical, como el que a finales de 2012 desarrollamos en el Centro de Referencia de Paterna, para las cualificaciones de Instalación de muebles e Instalación de elementos de carpintería, ¿crees que son la vía que permita impulsar los PEAC y canalizar la demanda de acreditación que surja de las personas ocupadas?
Son una vía interesante, y han abierto una experiencia que resulta imprescindible explotar. Pero aquí nos encontramos con el tercero en discordia: la Administración. Tiene la llave de todo el Procedimiento porque así lo decidió en la larga negociación que llevó al RD1224, y no tiene sentido que destine tan pocos recursos a este tema. Por muy competentes que sean los técnicos de la Administración (que lo son), no podrán dar respuesta material a todas las peticiones que se formulen desde las organizaciones empresariales o sindicales.
Para terminar, ¿te parece comentar alguna otra cuestión referente a los PEAC o el SNQP que te parezca relevante?
A los que hayan sobrevivido a esta entrevista, les animo a que se acerquen al Procedimiento con el cuidado de Ulises a los cantos de sirena, no vaya a ser que se dejen seducir, y caigan de lleno en sus brazos.
A Luis López, compañero y maestro, que ya lo ha hecho, también un abrazo.

01 marzo 2014

RUTA SEDA 2013. Kirguistán: Un rodeo entre China y Tayikistán.







Al parecer la política de fronteras terrestres de China es bastante peculiar. Existe frontera común con Tayikistán a través del Kulma Pass. Pues bien, los chinos este verano pasado decidieron que los extranjeros no podían salir por él pero si entrar.
Solución: Entrar a Tayikistán a través de Kirguistán utilizando en la frontera chino-kirguisa el Irkeshtam Pass y en la frontera kirguisa-tayika el Kyzyl-Art Pass.
Aquellas fronteras nada que ver con las nuestras. Con los aduaneros chinos, kirguises y tayicos (más bien militares) bromas las justas. Menos mal que los países están en buenas relaciones, pues van armados hasta los dientes y te repasan de arriba a abajo. Facilidades, ninguna. Para los cambios de vehículos entre países a caminar por tierra de nadie con la bolsa a cuestas. 
Evidentemente no hay fotos de los puestos fronterizos pero si de las impresionantes montañas que atravesamos por los pasos citados, todos ellos de más de 4300 metros de altitud.
Después de dedicar prácticamente todo el día al trayecto desde Kasghar a la frontera kirguisa llegamos, avanzada la tarde, a Sary Tash, a 3200 metros de altura donde, aparte de un frio que pelaba, disfrutamos de una curiosa cena en una yurta y, antes, un paseo  por la población, contemplado, hacia el sur, las impresionantes montañas de la cordillera del Pamir, con diversos "sietemiles" a la vista.
A partir de esta noche hasta el fin del viaje en Dushanbé dejamos las convencionales habitaciones con baño de los hoteles chinos para dormir en casas particulares, distribuidos en pequeños grupos por las estancias de la casa, bien arrebujados en los coloridos futones típicos de la zona. No se duerme nada mal. Resulta, al menos para mí, más incómoda la costumbre de comer sentados a lo indio en manteles sobre mesas bajas o directamente en el suelo.
Enlace al reportaje fotográfico.