IMPORTANTE

Al navegar por el blog aparecen, a veces, páginas de publicidad y/o alguna otra cosa extraña. En absoluto lo he provocado y están ahí porque no se cómo quitarlas. Perdón por la molestia.

09 marzo 2017

TOULOUSE 2017: Crepúsculo en el Garona.









Un finde rápido, de viernes a domingo, ahora en marzo, para festejar el cumpleaños.
Destino Toulouse, la capital de Occitania, en Francia.
Hacía un frío tremendo, aparte de la humedad, pero mereció la pena estar un rato en el Pont Neuf para contemplar el  manso y caudaloso Garona deslizándose en un bello crepúsculo que, por supuesto, fue fotografiado.

En otros post ya pondré imágenes de maravillas arquitectónicas que tiene la ciudad, que la hacen merecedora de una visita.

06 marzo 2017

ISLANDIA 2016: Caballos islandeses





Cuando se recorre la isla, aparte de ovejas, cascadas e iglesias rurales, es imposible no darse cuenta de la presencia del caballo islandés.
Salvo en las zonas más volcánicas te los encuentras por todas partes, pastando en inmensos prados cercados.
Además de un símbolo es una fuente de ingresos muy importante de la isla. Se usa para labores agrícolas, trasporte, hípica y consumo de carne.
Su origen está en los países nórdicos, llevado en los siglos IX y X por los vikingos.
No es un caballo grande (alrededor de 1.35 cm de alzada) pero es muy robusto, adaptado al riguroso clima de la isla. En cuestión de capas y crines se dan todas las combinaciones posibles.
Tres características lo diferencian del resto de caballos en otras zonas del mundo, incluso de razas que deriven de la propia raza islandesa:
  • La pureza de la raza, al haber sido preservado, por el aislamiento de la isla, a lo largo de los siglos.
  • El no padecer las enfermedades habituales de los equinos de otras partes del mundo. Por ello no existe importación de caballos en Islandia y aquellos ejemplares que se exportan nunca vuelven a la isla, sirviendo la medida también para preservar la pureza de la raza.
  • El realizar dos tipos de pasos más que los tres habituales del resto de caballos. A los habituales "paso", "trote" y "galope", el caballo islandés suma los pasos "tolt" (suave), más o menos intermedio entre el trote y el galope pero de una suavidad que, según los islandeses, puede el jinete llevar un vaso de cerveza lleno sin derramarlo y un 5º paso (la 5ª marcha le dicen los islandeses) que resulta de un galope espectacular, poderoso y divertido.
 Acceso al resto del reportaje fotográfico.