IMPORTANTE

Al navegar por el blog aparecen, a veces, páginas de publicidad y/o alguna otra cosa extraña. En absoluto lo he provocado y están ahí porque no se cómo quitarlas. Perdón por la molestia.

11 diciembre 2014

ALUMNOS FALSOS Y/O INADECUADOS EN LA FP PARA EL EMPLEO



Es un consuelo ver que gracias a la falta de permisividad de la sociedad actual (ya está bien de desigualdades, injusticias y privilegios) y que, por fin, la justicia se mueve de verdad en este tema, se están destapando numerosos casos de fraude, por distintas CCAA, en la FP para el Empleo.
Estos fraudes son perpetrados por determinados chorizos gestores de "chiringuitos formativos" (me niego a llamarles gestores de formación, ni siquiera empresarios) que han campado a sus anchas durante muchísimos años al amparo de las cuantiosas (y poco controladas) subvenciones que han financiado esta modalidad de formación, desde el ingreso de España en la Unión Europea.
La tipología de fraudes es amplia y variada. Algunos puristas me dirán que incluyo "irregularidades". Como con toda la lista se consigue un beneficio económico por engaño y perjuicio de terceros yo prefiero decir fraude:
  • subcontrataciones encubiertas o falsas
  • gastos inexistentes pero presentados en justificación
  • horas de tutoría y/o de control de docencia no efectuadas
  • facturas "hinchadas" en suministros y alquileres
  • horas de docencia cobradas a precio ínfimo pero teniendo que facturarlas el propio docente al triple o cuádruple de lo cobrado
  • alumnos falsos y/o inadecuados para que no se merme en el cómputo la subvención
  • compromisos de contratación no cumplidos
  • impartición de docencia por personas sin requisitos de titulación, conocimientos y experiencia
  • aulas, talleres, equipamientos y materiales exigidos pero no empleados o sustituidos
  • alguno más que la imaginación de estos defraudadores haya inventado y que yo desconozca, que seguro lo hay
De todos ellos quizás el más sangrante es el de las pésimas condiciones salariales que tienen que soportar determinados docentes, que han de trabajar a través de estos explotadores, cobrando la hora de docencia más o menos a 8-12 € y, además, con el agravio de tener que facturarla a 35-40 €, para que la subvención pueda ser justificada. No solo es la afrenta laboral que supone, sino también el desprecio a la formación y a la función docente que implica el manejo de estos "chupa subvenciones".
Pero el título de esta crónica habla de alumnos falsos e inadecuados, al hilo del artículo de El Mundo titulado Ángel Ojeda ocultó las bajas de asistencia en los cursos para cobrar íntegra la subvención pública, referido a uno de los casos que más suenan actualmente.
Con las listas de alumnos y los partes de firmas de asistencia en los cursos estos defraudadores llegan a hacer virguerías. El objetivo es no perder un euro por no tener el número de alumnos que han servido para el cálculo de la subvención.
Varias "técnicas" a emplear para ello:
  • Alumnos falsos-falsos: Ni aparecen por el curso. Empleada para "rellenar" el curso inicialmente cuando faltan solicitudes e interesados en la selección y, a su vez, es necesario haber empezado en una fecha determinada. También para cubrir bajas durante el periodo reglamentario, si no se dispone de lista de reservas. Se dan de alta en el curso personas sacadas de donde sea, en la mayoría de los casos sin que ellos mismos lo sepan. Luego, si se puede, se les da de baja sustituyéndolos por alumnos más reales. Si no se les da de baja, en las actas de evaluación final se les suspende, no vaya  a ser que se les tenga que emitir diploma y se enteren de su "tránsito" por el curso.
  • Alumnos falsos: Menos arriesgado que el fraude anterior. Han sido inscritos al inicio del curso pero lo han abandonado por el motivo que sea. Si no se dispone de lista de reservas, o ya no se pueden incorporar nuevos, se les mantiene en el listado de asistencia como que están desarrollando el curso. Así no hay mermas en la subvención. En las actas de evaluación final se les suspende para evitar su rastro por la emisión de diplomas.
  • Alumnos inadecuados: Se da tanto con alumnos falsos-falsos, como falsos o los alumnos reales del curso. Si no ha habido suficientes solicitudes para el curso se echa mano de lo que sea, no importando los requisitos de acceso que deben tener los alumnos en titulación y/o conocimientos para poder cursar la acción formativa con el aprovechamiento necesario. Muy grave si el curso supone la impartición de un certificado de profesionalidad.
Todo lo expuesto anteriormente está referido a la modalidad presencial pero es igualmente válido en la modalidad de teleformación, especialmente expuesta, por sus características de impartición y necesidad de mayores conocimientos de los técnicos de la Administración para controlarla, al fraude. Vease si no el artículo La Comunidad tiene indicios de que Aneri simuló más de 15000 alumnos.
Los tipos de fraude citados anteriormente perjudican a la FP para el Empleo, pero este de manipular las listas de alumnos es, a mi juicio, el más dañino para la imagen y credibilidad de este tipo de formación. 
Ya no se trata de ningunear al subsistema sino que además lo desprecia en lo más profundo de su esencia.
Aceptando que cualquier persona puede acceder a cualquier curso sin requisitos de estudios y/o competencias que le permita aprovechar su esfuerzo es negar el valor de la formación, dando una idea muy cabal de la catadura técnica, profesional y personal de estos mangantes.
Termino el artículo con una reflexión en positivo: Hubo muchos, siguen habiendo bastantes pero creo que una gran mayoría de gestores de FP para el Empleo consideramos el valor de nuestro trabajo, procurando gestionar el subsistema de acuerdo a norma, con eficacia, calidad y resultados.

4 comentarios:

Manuel Pérez Millares dijo...

Considero acertadísimos estos comentarios, yo me he incorporado recientemente a esta función docente estando capacitado con el nuevo certificado de profesionalidad docencia para la formación profesional en el empleo con código SSCE0110 provengo del mundo laboral con un ejercicio de más de 24 años en mi profesión además de adquirir recientemente mi titulación académica, todo lo cual me faculta para este tipo de formación; he podido experimentar recientemente la impartición de dos módulos formativos con un total de 180 horas de un certificado de profesionalidad atreves de una entidad formadora colaboradora y dentro del plan AFD.
Esta introducción es para situar mi perfil en este ámbito y del cual comentare unas ideas sobre el mismo:
• El pago por horas no está fijado claramente, en otras comunidades CCAA si lo han reflejado (ejemplo Andalucía) en mi comunidad por comentario de compañeros está entre los 13 y 20 € dependiendo de contrato o autónomo, considero insuficiente para la carga de trabajo ya no solo con respecto a las horas de docencia sino a la preparación de las mismas y creación de tareas y actividades, además de que en este tipo de formación existe muy poca documentación.
• No existe un control suficiente a mi parecer por las instituciones de este tipo de formación en primer lugar debería crearse un registro de docentes suficientemente acreditados a donde se dirigieran los centros formativos colaboradores y estos mismos docentes ser un vigilante de este tipo de formación.
• Crear Organismos de certificación de calidad que velasen por la formación profesional y a su vez otros organismos que controlasen a estas empresas de certificación si así lo fueran este modelo no es nuevo el instituto alemán de la formación profesional del gobierno federal así lo contempla, esto provoca que no se bajen los estándares de calidad en estas formaciones y se vigile su cumplimiento.
• Crearse una asociación profesional de docentes para la formación profesional integrada o para más concreción del subsistema de la formación profesional, considero que todos estamos en el mismo sistema con vínculos a través de las unidades de competencia validables en los dos sistemas; considero que es de gran importancia el hacer valer este tipo de formación si queremos desarrollar un modelo nuevo de crecimiento económico solo recordar que en la UE 28 la formación profesional es la capacitación de la mayor parte de la población activa y en especial países más desarrollados industrialmente.

Gracias.

Luis López Algaba dijo...

Muy interesantes tus comentarios, Manuel. Incides en los problemas que hay, desde la perspectiva de los docentes (piedra angular del susbsistema) y aportas soluciones que paliaran las carencias actuales. Saludos.

Varela dijo...

Muy bien explicado Luis.
La situación es insostenible desde hace ya muchos años. Han convertido el derecho de aprendizaje laboral en un sucio negocio.
Se precisa de una organización que diseñe los procesos y la calidad del sistema
Precisamos profesionales formadores con amplia experiencia, conocimiento y profesionalización docente.
Ministerio de empleo y servicios de empleo llevan años silenciando a los profesionales y he estado con muchos.
También acabar con el miedo profesional y exigir un reconocimiento, una regulación laboral. Una definición de los diferentes profesionales.
Cuando presentamos planes nadie quiere saber nada, sindicatos callados.
Fondos públicos de formación para el empleo, transparencia, eficacia y profesionalidad.REVISIÓN ESTATAL, ORGANIZACION Y REGULACION

Angel del Pino dijo...

Me parecen muy buenas las sugerencias aportadas y también coincido casi plenamente con esta parte del diagnóstico del autor.

Yo no cargaría la totalidad de la responsabilidad en los empresarios traga-subvenciones, que sin duda tienen gran parte de ella.

También algunas de las personas que nos hemos beneficiado como alumnado hemos permitido (por necesidad, miedo, conveniencia, ignorancia, ...) que se realicen muchas de esas tropelías con nuestros datos.

También algunos docentes (por necesidad, miedo, conveniencia, ...) hemos colaborado con nuestras firmas a que se produzcan esas aberraciones.

También algunos técnicos de los servicios de empleo han dejado pasar situaciones irregulares o fraudulentas (por no entrar en conflicto porque tras situaciones desagradables y duro trabajo posteriormente son puenteados, por conveniencia, ...) y.

Por supuesto, algunos de los mandos intermedios y de quienes dirigen o han dirigido esos servicios públicos, que a mi entendimiento son los responsables legales, al menos eso indican las remuneraciones que perciben por su desempeño. Ellos también han permitido y permiten de manera descarada (dejando actuar a sus anchas a est@s pseudoempresari@s) que el dinero público de tod@s l@s que trabajamos de manera controlada, en lugar de ayudar a las personas que lo necesitan cuando lo necesitan, se vaya a los bolsillos o a las cuentas de est@s personajes.

Esta es la visión que tengo de lo que sucede, por supuesto es personal, parcilizada y basada en mi experiencia y de ahí sale mi opinión de que todos tenemos responsabilidad en lo que en la formación en España ha sucedido y esta sucediendo.

A mi me ha faltado una buena dosis de valentía para actuar adecuadamente en cada uno de los casos que he vivido y siempre he encontrado justificaciones cómodas para permitirme hacerlo.

La única utilidad que encuentro ahora a todo lo que he consentido es que me ha dado pie al hastío para no consentir una más y para compartir esta experiencia y estas ideas.

Agradezco la oportunidad y el hecho de que haya Luis López Algaba, publicado este artículo.