IMPORTANTE

Al navegar por el blog aparecen, a veces, páginas de publicidad y/o alguna otra cosa extraña. En absoluto lo he provocado y están ahí porque no se cómo quitarlas. Perdón por la molestia.

29 mayo 2010

TITAGUAS: Las Zagras y Rambla de Bercolón

Empieza a hacer calor y es bueno decantarse por rutas "húmedas" y/o "frescas". Por eso, como se puede ver en la crónica de Paco Carrera escogió, para este sábado, una salida por los desfiladeros del rio Turia en la zona de Titaguas.
En concreto el paraje de las Zagras recorriendo el río en sentido ascendente hacia la fuente de la Juncanilla, con almuerzo en el Molinillo.
Luego, como quedaba algo corta la ruta, nos hicimos desde el aparcadero de los coches una parte de la rambla de Bercolón, hasta la primera cascada.
En este último tramo tuvimos la ocasión de trepar, cuan cabras montesas, en un magnífico paraje de pozas y cascadas.
Evidentemente entre las tormentas de los dos últimos días y el invierno lluvioso que hemos tenido el rio bajaba de un color chocolate que daba gusto verlo, amén de que el goretex de las botas, de todos los participantes, fue puesto a prueba en variados vados, en donde lo fácil era meter en el agua el pie y parte baja de la pierna.
No me resisto a ampliar la divertida historia que cuanta Paco relativa a la mano de Renata, asquerosamente untada de fluida, seguramente cuasidiarreica mierda (Paco es más fino que yo y dice caca) de zorro, que pilló al sortear un árbol caido.
Como resulta que este hombre es un pozo de sabiduría en variadas materias, entre ellas al parecer la relativa a la tipología de excrementos campestres de animales silvestres, indagó con la afectada, con sofisticadas técnicas de interrogación dignas de CSI Los Serranos, la posición de la deposición zorruna, para inferir que se trataba de un zorro macho, pues les gusta defecar en cosas altas, por eso de marcar el territorio.
Ni que decir tiene que a la interesada le importaba poco el sexo del cánido y sólo se consoló cuando alguna compañera le informó de las ventajas de dejar la mano tal cual y aprovechar la incidencia para comprar, pagando con esa mano, lotería o cualquier otra apuesta de juego de azar.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Vaya cómo os habéis divertido del incidente entre mi mano derecha y los excrementos unctuosos del zorro(jaja, y nunca mejor dicho, de la derecha uuuuultracoservadora puesta a ir hasta ese extremo e implicar a su dueña en un escándalo menos sonado que el Gürtel, pero escándalo al fin y al cabo). Si me toca la lotería, os invitaré a un piscolabis! De momento, en la próxima excursión llevo la bota! Muy buenos comentarios, por cierto, me he reído un montón y te mando un apretón de manos (con esa, sí!). Renata.