IMPORTANTE

Al navegar por el blog aparecen, a veces, páginas de publicidad y/o alguna otra cosa extraña. En absoluto lo he provocado y están ahí porque no se cómo quitarlas. Perdón por la molestia.

04 diciembre 2016

ÁFRICA AUSTRAL 2016: Deadvlei, "lago muerto" en el desierto de Namibia.



Prácticamente todo el territorio de Namibia, en un 85% es desierto. Salvo la zona norte lindante con Angola todo es un terreno seco, de muy escasa precipitación anual de lluvias. En tanta aridez destacan especialmente al este las estribaciones occidentales del desierto del Kalahari y el desierto de Namib, que le da nombre al país.
El desierto de Namib está considerado el más viejo del mundo, con 65 millones de años de antigüedad, estando desde 2013 calificado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Se extiende a lo largo de toda la franja costera de Namibia, desde la frontera al sur con la República de Sudáfrica y la frontera norte con Angola, con una longitud de unos 2000 km y una anchura que oscila entre 80 y 200 km.

En su parte central, accediendo desde Sesriem, se encuentra el Parque de Namib-Naukluft, con el paraje conocido como Sossusvlei, el corazón del desierto de dunas más altas del mundo, como la excepcional Big Daddy, la Duna 7, con 380 metros de altura o la famosa Duna 45, de 330 metros, más accesible y usada por los turistas para contemplar unos amaneceres espectaculares.

En las cercanías se encuentra, sin ser el único pero sí el más visitado, Deadvlei, el lago muerto, según las dos palabras (inglesa y africans) que componen el nombre.

Se trata de una laguna desecada, rodeada de altas dunas rojizas, en donde, después de más de 900 años, aun quedan, silueteándose sobre el terreno, los "esqueletos" de las acacias que allí vivían cuando el terreno disponía de agua. No son troncos y ramas fósiles sino desecados por las altas temperaturas y sequedad del ambiente.

Constituye un paisaje único, mágico, incluso sobrecogedor, perfectamente descrito por Alberto Fraga en su blog Hominia:

"La muerte y la belleza se vinculan para dar cabida a este espectacular paisaje, donde los colores se fusionan entre sus encarnadas arenas, su blanco y cuarteado suelo de arcilla y su disipado azul cielo, donde se perfilan negruzcos esqueletos de arcaicos árboles agostados por el sol, convirtiendo a Dead Vlei en un majestuoso lienzo creado por la mano de la naturaleza, un bello y trágico camposanto milenario".

No hay mejores palabras, acercándose las fotos muy tímidamente  a la sensación que se vive paseando por el paraje.



3 comentarios:

Katin dijo...

Luis. Relato conciso pero que, se ajusta perfectamente a la realidad del lugar. Gracias por recordar uno de los lugares más impresionantes que tuvimos ocasión de visitar en nuestras viaje por Namibia. Buenas fotos. Francesc.

olga acostamadiedo dijo...

Gracias Luis. Buen aporte. Definitivamente un lugar cuyas imágenes quedarán en la memoria para siempre.

estrella dijo...

Muchas gracias Luis por tu comienzo de relato que nos servirá de recuerdo de nuestro viaje de noviembre. Realmente con los recuerdos se reavivan los mejores momentos.