IMPORTANTE

Al navegar por el blog aparecen, a veces, páginas de publicidad y/o alguna otra cosa extraña. En absoluto lo he provocado y están ahí porque no se cómo quitarlas. Perdón por la molestia.

03 febrero 2016

ALPES 2015: El Gran San Bernardo










Era la tercera semana de septiembre de 2015, concretamente el 22 de septiembre, llegamos al Valle de Aosta y me apetecía mucho subir un gran puerto alpino (con el coche, por supuesto) por eso de imaginarme lo que debe ser subirlo en una bicicleta, aunque no me costa si el Tour circula por allí.
Lo que no nos podíamos imaginar era que, recién iniciado el otoño, nos íbamos a encontrar con semejante borrasca de nieve en la coronación del puerto, máxime cuando el día en el valle era espléndido.
El puerto del Gran San Bernardo es un collado que comunica por carretera el Valle de Aosta (Italia) con Martigny en Suiza, tiene una pendiente media del 11% y una altitud de 2473 metros. La carretera fue asfaltada en 1905.
Es largo como él solo. Cuando ya empiezas a cansarte de tanta curva de montaña entre preciosos bosques, al seguir subiendo se acaba dicha vegetación y aparece una pared enorme por la que hay que subir con una carretera llena de horquillas de buenos desniveles.
Todavía estaba el tiempo despejado. Algo más arriba empezó a caer como una especie de aguanieve y al llegar a la coronación, donde se encuentra la frontera y el monasterio, ya nevaba de verdad. Además unas nubes que pasaban a gran velocidad, rozando el collado, provocaban tal niebla que las fotos del reportaje están tiradas literalmente aprovechando los claros que se producían.
Evidentemente no estaba el horno para bollos, aunque el símil no sea muy apropiado dado el frío que hacía, y nos bajamos al valle lo más pronto que pudimos, descartando la idea de acercarnos al primer pueblo de Suiza.

Tampoco pudimos ver los famosos perros San Bernardo que tienen en el monasterio-hospital existente desde 1035 con la misión de asistir y proteger a los viajeros que por allí transitaban. Una pena porque aunque íbamos bien de ropa estábamos, por el viento, bastante helados y no nos hubiera venido mal un sorbo de coñac del barrilito que dicen llevan en el cuello cuando salían en misión de rescate.
De todas formas nos quedó el recuerdo de haber pisado un camino histórico transitado desde los romanos (hay vestigios de una calzada) así como saber que Napoleón lo atravesó con su ejército para atacar Italia.

No hay comentarios: