IMPORTANTE

Al navegar por el blog aparecen, a veces, páginas de publicidad y/o alguna otra cosa extraña. En absoluto lo he provocado y están ahí porque no se cómo quitarlas. Perdón por la molestia.

07 agosto 2011

SENDERISMO NOCTURNO. Cercedilla la nuit


Nunca había practicado senderismo a la luz de la luna y las estrellas, suponiendo que no esté nublado. La experiencia ha sido muy interesante, con sus ventajas e inconvenientes, como todo. Algunos comentarios sobre el asunto:
  • Luciano, un excelente y entregado guía del grupo.
  • Un grupo divertido, variopinto de edades y multinacional de orígenes.
  • Una ruta clásica de Cercedilla, en la Sierra de Guadarrama.
  • La caminata de 4 horas discurrió desde el aparcamiento de las Dehesas por la Carretera de la República, los miradores (los Poetas, etc.), pradera de La Fuenfría y descenso por la Calzada Romana.
  • Se suponía que tendríamos una luna casi llena. No apareció en toda la noche.
  • Por la pista forestal se iba muy bien sin las linternas por la caliza blanquecina del terreno. Eso sí, cuidadín con no hacer comprobaciones con la linterna si se quiere hacer algún pipí rápido en la obscura cuneta, no se vaya a turbar el rumiante reposo de alguna vaca, que se incorpora de improviso, como la de la foto.
  • La bajada por la Calzada Romana es de las buenas. Piedras y más piedras, para mayor comodidad de los pies. De noche fundamental linterna con soporte craneal.
  • Las vistas de las estrellas, la Vía Láctea, algunas constelaciones y las luces de Madrid en lontananza son espléndidas.
  • El curioso reloj de sol de la foto no pudimos comprobar si daba la hora bien. 
  • Por la pradera de La Fonfría vimos señal y mojón del Camino de Santiago que parte desde Madrid.
Termino ya. Yo conocía la ruta por lo que la experiencia me ha resultado positiva. Sin embargo, considero que el senderismo nocturno no aporta mucho a tan sana afición. La visión de las estrellas y el frescor en verano no compensan el no ver los paisajes, las distintas vegetaciones, animales, etc., especialmente si se trata de una ruta que se hace por primera vez, así como que para disfrutar de la visión de las estrellas en el monte no hace falta pasarse media noche caminando.
No obstante pienso que no hay que descartarlo, sin más, como alternativa. Con buena luna y cielo despejado permite caminatas frescas en estos inclementes veranos nuestros, sin olvidar un buen tentempié de madrugada contemplando el estrellado firmamento.





1 comentario:

Mercedes Ridocci dijo...

Quizá tengas razón en que el senderismo nocturno no aporte demasiado, pero la caminata a la fresca y a la luz de la luna debe ser muy agradable.

Como todos los veranos yo también he hecho senderismo a mi aire por los montes de León y por la rivera del río Tormes.

¡Oye!, para ser tu primer haiku, para mí, que te has sujetado muy bien a las reglas de las sílabas que deben contener los versos.

Un abrazo
Mercedes