IMPORTANTE

Al navegar por el blog aparecen, a veces, páginas de publicidad y/o alguna otra cosa extraña. En absoluto lo he provocado y están ahí porque no se cómo quitarlas. Perdón por la molestia.

24 marzo 2010

PUNTA UMBRÍA: Playas inmensas, marismas de vida, pinos y enebros, Doñana, etc.

La semana del 12 al 20 de marzo me he escapado, toda ella, de Valencia. He de decir que ninguna nostalgia del petardeo y aglomeraciones falleras.
Mi destino: Punta Umbría en la provincia de Huelva.
Este pueblo costero ya tiene por si sólo bastantes alicientes. Si se completa, como ha sido el caso, con una visita al Parque Nacional de Doñana y una escapada tras la raya portuguesa la semana ha resultado redonda en todos los sentidos.
Menos el día de Doñana que predominó el vehículo todo-terreno el resto de la semana ha sido un disfrute de grandes caminatas por diversos espacios naturales o culturales que a continuación relaciono, con un breve comentario:
  • Playas de Punta Umbría hasta El Portil y El Rompido: Con diversos nombres, constituye una playa ancha y hermosa, de más de 12 kms recta. Prácticamemte sin chiringuitos, es decir, casi virgen.
  • Marismas del Odiel: Rodeando la desembocadura conjunta de los ríos Odiel y Tinto. Muy cerca de Huelva. Está calificado como reserva de la biosfera por la UNESCO.
  • Jardín Botánico Dunas del Odiel: La Junta de Andalucía tiene repartidos por toda la Comunidad una Red Andaluza de Jardines Botánicos en Espacios Protegidos, representativos de los diferentes tipos de flora que se encuentran en su territorio. Cerrado por las adversas condiciones climatológicas de este invierno la visita fue posible gracias a la amabilidad de su administrador. Gracias, Antonio.
  • Paraje natural de Los Enebrales: Un conjunto de dunas paralelo a las playas de Punta Umbría plagado de pinos piñoneros, enebros y camaleones.
  • Reserva Natural de la Laguna de El Portil: Muy interesante y conservado su hábitat. Algo más de 3 kms de perímetro con unas vistas de la laguna, entre los pinos, espectaculares.
  • Parque Nacional del Coto de Doñana: Mañana de no olvidar. Sobran las palabras. Con una guía espléndida, Maricarmen, docenas de kilómetros en un todo-terreno, desde el Acebuche, recorriendo la espectacular playa, el conjunto dunar, la marisma, la desembocadura del Guadalquivir, etc.
  • El Rocío: Me declaro incompetente para comprender en sus justos términos este fenómeno social, cultural y religioso. Cosas de la gran diversidad de la naturaleza humana.
  • Monasterio de Santa María de la Rábida: Convento franciscano que fue albergue de Colón y punto de partida en sus viajes del descubrimiento de América. Sin ser grandioso arquitectónicamente constituye un hito geográfico significativo, un antes y un después, en la historia de la humanidad.
  • Muelle de las carabelas: Replicas muy exactas de la Santa María, la Pinta y la Niña. Interesante recorrerlas, pisarlas y no poder dejar de pensar en las santas narices, por no decir otro sitio de su anatomía, de aquellos hombres, embarcándose en semejantes cascajos naúticos sin saber a ciencia cierta a dónde iban y cuánto duraría el asunto, de ver si habría un "fin del mundo" (finisterre) o llegaban a algún sitio.
  • Tavira e isla de Tavira en Portugal: Agradable pequeña ciudad portuguesa entre Ayamonte y Faro. Calles empedradas con hermosos edificios blancos. Se accede con barco a una barra de arena en el litoral donde, la pausa de comer del barquero y un buen despiste con la hora oficial lusa, provocó la degustación de una cataplana de bacalao, langostinos y almejas de chuparse los dedos.
  • Ayamonte: Poco que decir, aparte del magnífico puente de la autopista, sobre el Guadiana, para cruzar a Portugal.
  • Salina del Astur: Cruzando Los Enebrales desde Punta Umbría se accede a un observatorio de aves en la zona sur de las marismas del Odiel. Lo mejor una bandada de flamencos rosados en pleno vuelo.

Termino ya. No puedo dejar de nombrar la excelente cocina y vinos de la zona. Pescaitos fritos, cazón en adobo, salmorejo, vinos del Condado, etc., etc. Por cierto que en cuestión de restaurantes en Punta Umbría no es necesario ir a la zona más marinera, por el puerto. Por su excelente pescado, buen trato e insuperable relación calidad-precio recomiendo el restaurante Periañez, en la calle Ballena 5, cerca del Ayuntamiento.

También he de decir, afirmo con rotundidad, por experiencias anteriores, que en la costa occidental de Cádiz y en el litoral de Huelva se encuentran los camareros más amables y simpaticos de Andalucía, que es decir de España. Sin caer en servilismos gratuitos tienen una gracia, simpatía, calidad de trato, afabilidad, profesionalidad, que destaca sobre manera. Es muy habitual tomarse en un bar típico que está hasta los botes de clientela un par de tapas, en plan desapercibido y, grata sorpresa, vuelves a los cuatro días, el bar vuelve a estar a tope, y el nota del camarero se acuerda de tí y de lo que tomaste la otra vez. Esa conjunción de buen recibimiento y sabrosos manjares gusta, al menos a mí.

2 comentarios:

paco dijo...

Viendo las fotos, dan ganas de irse yaaaaa

Anónimo dijo...

Luis deberías replantearte seriamente tu profesión, tienes la virtud de transmitir en cada comentario que relatas y foto que muestras la esencia de cada viaje que realizas.
Tienes la gran suerte,querido amigo, de apreciar, disfrutar y trasladar todo lo maravilloso que tiene esta vida.
Besos
Carmina