IMPORTANTE

Al navegar por el blog aparecen, a veces, páginas de publicidad y/o alguna otra cosa extraña. En absoluto lo he provocado y están ahí porque no se cómo quitarlas. Perdón por la molestia.

04 febrero 2010

EN CONTRA DEL "PARANY"

Ya vale, señores, señores del "parany". No son ustedes ni 4500 en toda la Comunidad Valenciana, en un momento que hay 500000 parados en el mismo territorio y el Gobierno Valenciano parece preocuparse más por ustedes que por ellos.
Será porque ustedes defienden "tradiciones de nuestros abuelos". Curioso argumento, porque nuestros abuelos un poco anteriores, aquellos de cuando eramos una ciudad adscrita al Imperio Romano y que, según algunos, ya hablaban valenciano, tenían un hermoso circo por debajo, aproximadamente, de la plaza Nápoles y Sicilia, calle del Mar, etc., también era tradición quemar vivos o dejar que despedazaran leones a los cristianos que por allí pasaban.
Pero mi manifiesto no se basa en causas económicas, culturales o políticas, pues mucho menos me merece la pena comentar las maniobras de distracción del gobierno de Camps, en este caso incomprensiblemente apoyado por el líder de la oposición socialista.
Mi manifiesto se sustenta en argumentos que tienen que ver con el ser humano, como ser humano. Ser, por ser humano, capaz de sentir admiración, ternura, devoción, respeto, etc., ante otro ser, no necesariamente humano, sin provocarle una muerte y/o daño gratuito.
La normativa europea y por transposición la estatal (la que tiene competencias en el tema) lo dice muy claro.
No está en contra de la caza de especies silvestres por la caza en sí misma. Lo está, en contra del "parany" por ser un método indiscriminado y cruel.
Indiscriminado porque no distingue entre especies de aves que caen en la pegajosa trampa mortal. Les facilito un argumento cretino para la defensa de la actividad que ustedes hacen: "Si que es discriminada esta caza porque un cóndor, incluso un buitre, por su tamaño, difícilmente quedaría atrapado en la barrera del "parany". No incluyo en el argumento a avestruces y pingüinos porque no vuelan.
Es cruel porque, a diferencia de otros métodos de caza más expeditivos, el ave al quedar atrapada se ve sujeta, con respecto a la duración de su agonía, a que el "paranyer" pase por allí y se la abrevie. No es hoy día lo normal y la triste realidad es que el ave, aleteando desesperadamente por liberarse, muera agotada por deshidratación, con sed y hambre.
Algo civilizada la actividad, como se ve. De auténticas personas respetuosas con el medio ambiente, el maltrato animal, etc.
Termino ya. He gastado demasiadas palabras y espacio del blog hablando de estos "cazadores" que desprecio casi tanto como a aquellos que matan al galgo viejo por el método de "escribir a máquina", colgado de una encina, por el cuello, con las patas delanteras a un palmo del suelo, con el fin de que tenga una agonía horrible para mí, pero "preservadora de la especie" según ellos.

No hay comentarios: