IMPORTANTE

Al navegar por el blog aparecen, a veces, páginas de publicidad y/o alguna otra cosa extraña. En absoluto lo he provocado y están ahí porque no se cómo quitarlas. Perdón por la molestia.

29 julio 2015

SENEGAL 2015: Isla de Gorée, enfrente de Dakar.









La isla de Dorée, con una superficie de solo 17 Has, se encuentra a 3 km, enfrente de la capital de Senegal, Dakar.
Descubierta por los portugueses en el siglo XV, fue hasta el siglo XIX uno de los puntos más activos del comercio de esclavos con América. Actualmente está considerada Patrimonio de la Humanidad, al conservar una Casa de Esclavos, convertida en museo por la UNESCO, para que se pueda apreciar y repudiar tan ignominioso comercio.
No todo en la isla es tenebroso y denigrante por los más de 300 años que estuvo dedicada principalmente al lucrativo negocio de la trata de esclavos. Se pueden contemplar unas bonitas casas de estilo colonial en calles muy coloristas por la frondosa vegetación que existe. Asimismo, desde la parte alta de la isla, hay unas buenas vistas de Dakar, al otro lado de la franja de agua que separa. Igualmente en los restaurantes cercanos al embarcadero se puede comer un excelente pescado.
Pero no es lo importante de la visita. Lo importante es el museo conocido como Casa de Esclavos.
Es una edificación construida en 1776 por un tratante holandés, adaptada perfectamente al negocio de la esclavitud. Existieron otras construcciones de este tipo en otras localidades de la costa occidental africana, pero no se conservan y, además, ésta es, posiblemente, la principal de todas ellas.
Tiene una planta alta, amplia, ventilada, luminosa, bonita, dedicada a vivienda del tratante. Actualmente alberga diversas vitrinas con cadenas y herrajes variados, para someter a los cautivos, así como diversos mapas que explican el comercio de esclavos hacia América que, desde allí, se originaba. El acceso, desde un patio central, es por una curvada doble escalera que permitía contemplar la "mercancía" (entiéndase, hombres, mujeres y niños violentamente capturados en sus poblados del interior africano) por los tratantes, desde una galería-balcón superior.
Pero lo tremendo, que acongoja el espíritu, se encuentra en la planta inferior. Una serie de lúgubres salas, de diversas superficies, destinadas a albergar a los cautivos, debidamente clasificados.
Salas de: hombres, hombres jóvenes, mujeres, mujeres jóvenes y sala para niños, oportunamente alejada, esta última, de las salas de las mujeres para que con sus llantos no afectaran a sus madres. El espacio también estaba estudiado para disponer de "sala de engorde", donde acondicionar físicamente a los cautivos, de cara a la dura travesía del Atlántico.
Además, con el fin de doblegar el ánimo de los más conflictivos, al rebelarse por su tremenda situación, se puede ver la "sala de los recalcitrantes". Un espacio pequeño, húmedo y oscuro donde meditar sobre la observancia de buena conducta que exigían los negreros. De todas formas la disciplina estaba bastante asegurada por un remedio mucho más expeditivo que la mazmorra citada. De vez en cuando, se escogía a algún/a recalcitrante reiterado/a y se le arrojaba vivo/a a los tiburones que merodeaban por el muelle de carga de los barcos negreros, en la trasera del edificio.
En dicha parte trasera de la planta baja se encuentra, al final de un estrecho pasillo para facilitar el manejo, la conocida como "puerta de donde no se regresa" por la que se accedía al muelle exterior o a las barcas que transportaban a los cautivos a los barcos. Era lo último del continente africano que veían estas personas, incluidos miembros de sus familias, pues los ubicaban en los barcos separados y, ya en América, se solían llevar a mercados diferentes y alejados.
Algunas curiosidades más de tan denigrante mercadeo:

  • La trata de esclavos ha sido habitual en África desde el siglo VII al XX, continuando actualmente, aunque se encuentre prohibida desde el XIX.
  • Unos 12-15 millones de africanos condenados a la esclavitud salieron de puertos del África occidental hacia América. Alrededor de 2 millones se dice que pasaron por Gorée, aunque no hay unanimidad entre los estudiosos.
  • Los tratantes de esclavos en el terreno (los puertos occidentales de la costa africana) y los armadores de los barcos negreros, la gran mayoría, ingleses, franceses, españoles y holandeses, no participaban directamente en las expediciones de captura al interior del continente, salvo excepciones. Ese sucio trabajo se lo hacían traficantes árabes apoyados en líderes locales que no tenían reparo en atacar los poblados de otras etnias o zonas.
  • Pese a las ingentes cifras del comercio esclavista trasatlántico, todavía fue mayor, por el Índico, la trata de esclavos, hacia Oriente Medio, norte de África y otros países, también gracias a los tratantes árabes.
Lamentablemente todo esto no son historias del pasado, de película de Kunta Kinte y sus familiares mandingas. 
Hoy día, en pleno siglo XXI sigue existiendo trata de esclavos, disfrazada de nuevas modalidades, adaptadas a la globalización económica que nos rodea, como son trabajos forzosos en la agricultura y la industria, prostitución, pornografía, tráfico de drogas, trabajos domésticos sumergidos, mendicidad, venta callejera, niños soldados, etc.
Todas estas formas de esclavitud se dan en diversos sitios del planeta, pero África se sigue llevando la palma en lo que contribuir con sus personas a estas injustas situaciones. Parece mentira, pero es así, cuando este continente, África, es la "cuna de la humanidad". De África surgió la ciencia, la agricultura, la escritura, la ganadería, la civilización.
Sin embargo es un continente esquilmado desde la época de los romanos (Túnez, granero de Roma), pasando por los muchos siglos de los árabes, la Edad Moderna con la esclavitud americana, el colonialismo del XIX y el XX, y el neocolonialismo actual.
No se puede entender la realidad actual del África subsahariana sin tener en cuenta una serie de factores, relacionados por la organización África Viva, que aquí solamente enuncio:

  • La explosión demográfica
  • La recesión económica y la bajada en los precios de las materias primas
  • El peso de la deuda externa
  • El estancamiento de la agricultura
  • Deterioro ambiental y crisis energética
  • La inestabilidad climática y la escasez del agua
  • La inseguridad y los conflictos políticos


No hay comentarios: