IMPORTANTE

Al navegar por el blog aparecen, a veces, páginas de publicidad y/o alguna otra cosa extraña. En absoluto lo he provocado y están ahí porque no se cómo quitarlas. Perdón por la molestia.

20 abril 2014

FRÓMISTA: Hito significativo del Camino de Santiago





En marzo pasado, volviendo de Cantabria, vi que la autovía A-57 pasaba por Frómista, en el Camino de Santiago. En seguida decidí que era parada obligada y, además, larga por las razones que en adelante expongo.
En 2007, dentro de mi Camino de Santiago particular, recorrí el tramo entre Burgos y Sahagún. Fue en julio, pese a que siempre había dicho que no iría jamás a recorrer las estepas castellanas con el fuerte calor que se suele dar en esos días. 
Recuerdo aquel tramo por dos motivos: Era el año de la plaga de topillos que inundaba los campos en tal número, que los veías cruzar los caminos por delante de ti. Además, por los tremendos problemas de pies que tuve en casi todas las etapas que, eso si, no consiguieron amargarme la travesía.
El segundo día el objetivo era llegar a Frómista desde Hontanas. Unos 32 km. Mucho camino con aquel calor, sobre todo teniendo en cuenta que el día anterior también había recorrido 31 km. desde Burgos a Hontanas, llegando muy mal a esta localidad, prácticamente deshidratado.
Ya en el Alto de Mostalares, pasado Castrojeriz, además del cansancio acumulado aparecieron los problemas de pies. Una fascitis plantar que no se alivió en ninguna de las etapas restantes.
El resultado fue que llegué a Itero de la Vega hecho polvo y a hora avanzada del día. Más calor y aún me quedaban 11 km para mi destino. Pero se me apareció la Virgen en forma de dos chicas vascas que se estaban tomando un café y les oí decir que iban a Frómista. Les pedí transporte y cómo me verían de mal que me llevaron hasta la puerta del hotel San Martín, pese a insistirles que me dejaran a la entrada del pueblo para llegar más dignamente.
Dicho hotel está en la plaza de la iglesia posiblemente más bella de todo el Camino de Santiago en España. Es la iglesia de San Martín de Tours.
Su construcción está datada en la mitad del siglo XI, constituyendo un ejemplo muy valioso del románico europeo. La elegancia de sus formas tanto por dentro como por fuera, los ábsides, el cimborrio, los canecillos de los aleros, el abundante ajedrezado a diversas alturas y los capiteles forman un conjunto que transmite una gran armonía. A lo largo de sus casi 1000 años de historia ha pasado por diversas vicisitudes, hasta conseguir una profunda restauración a finales del siglo XIX, al ser considerada Monumento Nacional.
Aquella tarde, al descubrir la iglesia desde el balcón de la habitación del hotel, me enamoré de ella. Bajé sin pensar en la siesta ni en mis pies a recorrerla por el exterior y averiguar el horario de apertura. Volví a bajar cuando la abrieron y pasé el resto de la tarde en ella, especialmente en el interior, con su fresca temperatura, leyendo una breve guía que te dan con la entrada y que explica hasta los motivos de los capiteles.
Junto con la iglesia templaria octogonal de Santa María de Eunate, en las cercanías de Puente La Reina (Navarra) ha sido de los momentos más espirituales que he vivido en el Camino. No dejaba de pensar en los miles y miles de peregrinos que, a lo largo de 1000 años estuvieron dentro de los mismos muros que yo, contemplando tanta belleza. Observando los capiteles se me escapaba la simbología que representaban, incluso con la ayuda de la guía impresa, cuando seguro que para el peregrino medieval eran como un libro abierto. En marzo pasado he vuelto a tener idénticas sensaciones, acompañadas de un puntazo de envidia al ver a bastantes peregrinos visitando la iglesia. Es que el Camino engancha.
En esta última visita no he dejado de visitar las esclusas del Canal de Castilla, cercanas a la localidad y que en 2007 no pude ver, al no pasar caminando. Interesante obra de ingeniería civil del siglo XVIII.
Enlace para el reportaje fotográfico

2 comentarios:

Duarte dijo...

Amigo, con los años que llevas menudeando por esos bellos caminos que van a Santiago, que lo debes conocer de memoria, aun que siempre hay algo que te motive y alicientes para seguir.
Que lo sigas contando así de bien.
Un gran abrazo

Luis López Punto Com dijo...

Gracias Joaquín, amigo.
Te recomiendo también que veas las crónicas y fotos que he puesto de la Ruta de la Seda en China y Tayikistán.
Un abrazo.