IMPORTANTE

Al navegar por el blog aparecen, a veces, páginas de publicidad y/o alguna otra cosa extraña. En absoluto lo he provocado y están ahí porque no se cómo quitarlas. Perdón por la molestia.

15 abril 2012

MAMARRACHOS Y MAMARRACHADAS DE LA POLÍTICA ESPAÑOLA

La RAE define, entre otras acepciones, mamarracho como "hombre informal, no merecedor de respeto" y mamarrachada como "conjunto de mamarrachos". Ignoro si con los siguientes párrafos voy a insultar, pero me da igual. Necesito desahogarme.
Estaba yo, estos últimos días, bastante indignado por los más de 80000 € del cuadro en las Cortes para su ex-presidente José Bono. Un ejemplo claro, por el que lo consiente y por los que lo autorizan, de contención del gasto y adecuación a la realidad económica actual del país. Otra más de este peculiar político manchego, se supone que socialista.
Pero llega otra gota para ir, poco a poco, colmando el vaso: Lo del Rey con los elefantes de Botsuana.
Monárquico nunca he sido, por una simple cuestión, a mi juicio, de rigor intelectual. Pero teniendo en cuenta el papel (que a lo mejor también nos vendieron) que tuvo en la transición de la dictadura franquista, me he pasado muchos años diciendo que "no soy monárquico pero sí juancarlista".
De un tiempo a esta parte se me ha tambaleado mucho esa creencia y, ahora, con esta última "cagada" de la Casa Real me apeo de la idea tantos años mantenida.
Este ocultismo de la actividad (el accidente la destapa), este despilfarro desproporcionado sea con dinero público o privado, esta falta de respeto a la naturaleza, esta falta de solidaridad con el resto de los españoles pese a pedirnos austeridad, esta todavía más falta de respeto que hacia los elefantes hacia los muchos millones de personas de este país, paradas o no, que se les hace muy gravoso hasta el dispendio de ir en familia a tomar una horchata al bar de la esquina, ese vivir "en otro mundo", que provocan los privilegios de que goza (sufragados por cierto por todos nosotros) no creo que nos la merezcamos los españoles.

3 comentarios:

RafaViejo dijo...

Luis:
Ratifico de la fecha a la firma tus opiniones.
España ha perdido otro Republicano juancarlista que era yo.
Manifiesto que tenía razón mi pariente Enrique cuando me hablaba de la soberbia y fatuidad de "don José" (Pepep Bono)
Y termino diciendo que no voy a defraudar a la hacienda pública porque no sé como hacerlo pero me apetece tanto...
¡Salud!
Rafa Díez

Jesús Álvarez Barcia dijo...

Me adhiero también al comentario. No soy monárquico ni he sido juancarlista, aunque sí vi su figura como un mal menor para pasar transitar hasta un modelo más democrático.

Son malos tiempos para la ética, la responsabilidad y el sentido comunitario.

Siento que, desde muchas esferas, se están riendo del pueblo (y no sólo los políticos).

Gracias, Luis, por expresar tan bien lo que uno siente.

Jesús

Anónimo dijo...

Desde luego, independientemente de la posible filia hacia la monarquía española o la persona que actualmente representa dichas funciones, el viaje del rey no ha podido ser más deafortunado.
No se puede pretender dar un mensaje público de que el paro de los jóvenes españoles y la situación del país le quita el sueño y, al mismo tiempo, irse de safari una semana.

No se puede afirmar que se recortan los gastos de la casa Real (sobre todo bajando el sueldo de los altos cargos), sin disminuir el sueldo del rey y del principe, alegando que ya las infantas y la princesa "reciclan" sus trajes de representación (vamos un ejemplo de contención y solidaridad con la situación del pueblo al que representan) y al mismo tiempo realizar un viaje que aunque fuese unregalo del otro país (cosa que desconozco), necesariamente conlleva gatos de escolta, personal médico acompañante, etc.

Imagino que el rey también necesita desconectar de la realidad tan dura a la que nos enfrentamos cada mañana...pero debería haber dedicado diez minutos a la siguiente refexión: ¿con los gastos del viaje cuanto podría donar a las ONGs de mi país que están dando de comer a mis compatriotas? (mensajeros de la paz, pan y peces, cáritas, a modo de ejemplo?, o ¿es que se espera que también sea el pueblo llano el que dé ejemplo de solidaridad con sus propios semejantes?

Decepción y tristeza (ahora comprendo lo que se decía del cid campeador....qué buen vasallo...)