IMPORTANTE

Al navegar por el blog aparecen, a veces, páginas de publicidad y/o alguna otra cosa extraña. En absoluto lo he provocado y están ahí porque no se cómo quitarlas. Perdón por la molestia.

09 julio 2017

SREBRENICA: 22 años del último genocidio en suelo europeo.


El 11 de julio de 2015, tras un asedio de más de dos años, tropas serbiobosnias al mando del general Mladic ocuparon la población bosnia de Srebrenica, considerada "área segura" por la fuerza de "pacificación" de la ONU (Unprofor) por lo que habían ido a refugiarse allí miles de civiles bosníacos (musulmanes bosnios).

A lo largo de la semana siguiente (separando para su evacuación a las mujeres, niños y ancianos) los militares serbiobosnios cometieron el genocidio más reciente de la historia de Europa, asesinando a 8371 hombres (cifra oficial, aunque diversas fuentes superan los 10.000) incluyendo algunas mujeres, ancianos, incluso niños.


Parece increíble. Era 1995, cincuenta años después de la II Guerra Mundial y hace sólo 22 años.
Pero ocurrió. En el corazón de Europa sin que, a mi juicio, sirva de excusa el diabólico puzzle étnico, nacionalista, religioso y político de la zona, la antigua Yugoslavia, unificada por el mariscal Tito tras la II Guerra Mundial.

Al igual que decía en otra crónica de genocidios de este blog, AUSCHWITZ: La cruda realidad del genocidio nazi, no cabe en la cabeza que personas aparentemente normales, cultas, socialmente reconocidas, como Radovan Karadzic (afamado psiquiatra de Sarajevo, responsable político de la matanza) y el mismo Ratko Mladic (prestigioso militar de carrera, 1º de su promoción, responsable directo) pudieran ordenar a sus subordinados el exterminio sistemático de todos esos compatriotas, pues ellos también son bosnios.
Pero... 

  • la posición geográfica de la ciudad (muy cerca de la frontera serbia), 
  • el sueño de "la gran Serbia" de los dirigentes serbiobosnios citados,
  • la negativa a aceptar la creación de un Estado musulmán en zonas que consideraban históricamente serbias, aunque los musulmanes eran mayoría,
  • los precedentes de 3 años de guerra en la zona, habiendo perdido ya "terreno serbio" en el conflicto con Croacia,
  • matanzas de serbios, de menor cuantía, provocadas por croatas y bosníacos,
  • la cerrazón mental provocada por ideales raciales y religiosos (los serbiobosnios son cristianos ortodoxos),
  • la tibieza y lentitud con que la comunidad internacional respondía a las provocaciones y tropelías del ejercito serbiobosnio,
  • la inoperancia de Unprofor (en toda la guerra balcánica) con órdenes de no intervenir usando la fuerza, salvo que fueran agredidos,
  • la poco airosa conducta del mando directo del destacamento holandés (400 efectivos) que se encontraba sobre el terreno,
todo ello llevó a la Masacre de Srebrenica, el mayor genocidio ocurrido en Europa despues de la II Guerra Mundial. Un baldón para los europeos y para cualquier otra persona que crea que fronteras, razas, religiones, idearios excluyentes, no son razón para segar ninguna vida humana.

Veinte años después de empezar los trabajos de extracción, todavía siguen apareciendo fosas en los montes de la comarca y se han recuperado e identificado más de 6000 cadáveres, que se encuentran enterrados en un recinto memorial en Potocari, a 2 km de Srebrenica.

Como un mudo reproche a la ONU las lápidas miran hacia la fábrica donde estaba acantonada la fuerza holandesa de "protección". Hay que decir en su descargo que estaban mal pertrechados y rodeados de una fuerza inmensamente superior. No obstante, el Tribunal de La Haya ha sentenciado la responsabilidad directa del mando en la muerte de alrededor de 300 hombres, que estaban dentro del recinto y fueron entregados a sus asesinos.
Las fotos que acompañan esta crónica las obtuve en junio pasado, en Sarajevo, viajando por los Balcanes, en una exposición permanente que allí había.
La exposición era sobrecogedora, de paredes muy obscuras, con una gran cantidad de grandes fotos en blanco y negro muy crudas e impactantes, tanto que algunas ni siquiera disparé el móvil. Expreso a continuación algunas reflexiones sobre la exposición:
  • Paneles enormes con fotos tipo DNI de las víctimas. La mayoría personas jóvenes de menos de 40 años. Con frecuencia imágenes de adolescentes, incluso niños.
  • Otros paneles con el nombre de las víctimas y su año de nacimiento. Por los apellidos y edad era frecuente ver padres, hijos y hermanos.
  • La foto para mí más impactante. La mano enguantada de un miembro de los equipos de exhumación cogiendo con delicadeza la mano de un cadáver que va a ser desenterrado. Al menos, en ese momento, recibió la víctima un gesto de humanidad que no tuvieron con él sus asesinos.
  • Otra foto. De la pintada en una pared en cualquier sitio de Bosnia. Traducido del inglés dice: "Soy tu mejor amigo. Te mato por nada. Bosnia-94".
  • El documental muy largo y completo relatando los hechos. Muy frío y objetivo pero te oprimía el alma. Teniendo en cuenta que estábamos en Sarajevo y que la autoridad bosnio-musulmana tiene que guardar un equilibrio con la autoridad serbiobosnia, por el "status quo" de un Estado que, a su vez, son dos Estados que coexisten,  no por ello suavizaba la tragedia, incluido el impacto en la actualidad con personas en la treintena y otras, más mayores, que vieron desaparecer a sus padres, hermanos, tíos, hijos y, en muchos casos, aún no se han recuperado los cuerpos.



Termino con el deseo de que barbaridades como ésta no vuelvan o ocurrir jamás.


No hay comentarios: