IMPORTANTE

Al navegar por el blog aparecen, a veces, páginas de publicidad y/o alguna otra cosa extraña. En absoluto lo he provocado y están ahí porque no se cómo quitarlas. Perdón por la molestia.

18 agosto 2007

LAS MUJERES, MOTOR DEL CRECIMIENTO DEL EMPLEO

El título de esta entrada se corresponde con el del interesante artículo publicado por Ofelia Vila, Secretaria de la Dona del sindicato CCOO-PV, en el diario Levante-El Mercantil Valenciano de 18.08.2007
Aparte de presentar interesantes datos sobre un reciente informe de la UE sobre igualdad entre hombres y mujeres, rompe una lanza, como no podía ser de otra forma, por la reciente Ley Orgánicas de Igualdad Efectiva entre mujeres y hombres, aprobada en marzo pasado y tan denostada, a mi entender muy injustamente, en determinados sectores, digamos que "tradicionalistas", emparentados directamente con la derecha político-económica y la jerarquía eclesiástica de nuestro país.
lo transcribo íntegro a continuación para lectura de quién esté interesado:
Levante-El Mercantil Valenciano 18.08.2007
Las mujeres, motor del crecimiento del empleo
OFELIA VILA*
No reconocer que las mujeres hemos ido avanzando en las conquistas sociales, incluido el empleo, sería negar la evidencia. Y sin embargo, continuamos teniendo una situación claramente desfavorable en el mercado de trabajo en relación con los hombres. Las diferencias siguen siendo notables y éstas, nunca están a favor de las mujeres. Las diferencias existentes respecto a la modalidad de contratación, y la segmentación, tanto horizontal como vertical, suelen reflejarse en una diferencia salarial importante y estable.
Un reciente informe de la Comisión Europea sobre la Igualdad entre Hombres y Mujeres así lo señala, y aunque en el citado informe se analizan las tasas de crecimiento de la actividad y el empleo de las mujeres, siempre positivas, se pone el énfasis en las dificultades que continuamos teniendo en la conciliación de la vida profesional y la privada. Por supuesto, también apunta que el desequilibrio en el reparto de las tareas domésticas y familiares sigue siendo muy importante.
Algunos detalles preocupantes:
La tasa de empleo de las mujeres, de entre 20 y 49 años, se reduce 15 puntos cuando tienen un hijo o una hija. En cambio, cuando los hombres son padres, su tasa de empleo aumenta en seis puntos.
Las peticiones de flexibilidad de la jornada laboral son mucho más numerosas entre las mujeres.
Casi un tercio de las mujeres, el 32,9%, trabaja a tiempo parcial, frente al 7,7% de los hombres.
El desequilibrio existente en la ocupación de puestos de toma de decisiones, tanto políticas como económicas, es persistente. Si analizamos los consejos de administración de las cincuenta empresas europeas más importantes que cotizan en bolsa, sólo encontramos una mujer por cada diez hombres...
Y así podríamos continuar, con más ejemplos que ilustran una situación de clara desventaja por motivo de género. ¿Y qué medidas serían eficaces para corregir esta situación? Porque en España, y sobre todo en el País Valenciano, las diferencias se acentúan. Cada vez que se habla de corrección de desigualdades, es frecuente perderse con las recomendaciones de que son necesarias medidas educativas, un cambio de mentalidades, dejar pasar a las próximas generaciones...
Bueno, pues tenemos un magnifico instrumento que hay que empeñarse en de­sarrollar: la reciente Ley Orgánica de Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres, aprobada el 22 de marzo de este año.
Aunque dicha ley propone medidas de corrección de las desigualdades en todos los ámbitos sociales, puesto que la discriminación por motivo de género es un mal muy extendido, acentúa sus medidas de igualdad referidas al mercado de trabajo, porque es donde con más virulencia se manifiesta esta discriminación, dado que la estructura del mercado es eminentemente androcéntrica.
Incomprensiblemente, este efectivo instrumento trata de obviarse desde la Generalitat Valenciana. No sólo no se le ha dado la difusión institucional que corresponde, sino que las declaraciones malintencionadamente vertidas, en plena campaña electoral, respecto a la ley son falsas y reprobables. En este terreno abonado, una parte importante de la patronal valenciana no desaprovecha ocasión para hacer comentarios nefastos acerca de la obligatoriedad de la medida, siendo el más común que las cosas hay que llevarlas de mutuo acuerdo y que las imposiciones no son buenas... Les recuerdo que llevamos muchos años -demasiados- denunciando las nefastas condiciones de las mujeres en el mercado de trabajo, sólo por el hecho de ser mujeres.
Como secretaria de la Dona de Comisiones Obreras del País Valencia, tengo el privilegio, y al mismo tiempo la desgracia, de poder atender cotidianamente a trabajadoras despedidas cuando la empresa se entera de que están embarazadas. ¡Y estamos hablando de agosto de 2007! La carrera de obstáculos que se imponen para negar la reducción de jornada por guardia y custodia de hijos e hijas, los impedimentos para promocionar dentro de la empresa... y un amplio rosario de dificultades son una realidad soterrada que las trabajadoras seguimos teniendo que sortear a lo largo de nuestra vida profesional.
Las leyes entran en vigor después de su publicación, pero, lógicamente, hay que conocerla para que se puedan reclamar derechos y denunciar situaciones que atentan contra esos derechos. Aunque las organizaciones sindicales, entre otras entidades, editemos folletos informativos respecto a los nuevos derechos adquiridos por los trabajadores y trabajadoras, corresponde a los poderes públicos, como servidores de la ciudadanía, el esfuerzo para hacer llegar a la población los importantes cambios que recoge la ley en materia de igualdad entre mujeres y hombres.
Desde este foro me permito instar al Gobierno valenciano a que ponga en práctica, con voluntad política y medios suficientes, todo lo dicho respecto a la igualdad entre hombres y mujeres en la reciente campaña electoral. Sería deseable, además de exigible, que cumpliera el mandato legal y, desde su responsabilidad, contribuyese a la corrección de dicha desigualdad histórica. Si así lo hace, nos tendrá a su lado, pero si continúa hurtando a la población el conocimiento de los derechos que la ley recoge, desde CC OO-PV continuaremos siendo beligerantes, empeñados en hacer cumplir la Constitución que consagra dicha igualdad.
*Secretaria de la Dona de CC OO-PV.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ley de la igualdad. Palabras acertadas y con buenas intenciones ¿se llevarán a cabo realmente alguna vez?